“Zetas” secuestran y asesinan a cuatro mujeres en Coahuila

SALTILLO, Coah., (proceso.com.mx).- Miembros del grupo criminal “Los Zetas” privaron  de su libertad y ejecutaron a cuatro mujeres a quienes arrojaron a una fosa clandestina en el municipio de  Buenaventura.

Además, los criminales mantenían secuestradas a cuatro personas más a quienes “iban a matar”,  informó hoy  la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

“Personal de la Subprocuraduría de Investigación y Búsqueda de Personas No localizadas   encontraron en una fosa clandestina a cuatro cadáveres del sexo femenino en Buenaventura”,  precisó un comunicado de la PGJE.

La  “narcofosa” fue localizada gracias que la Secretaría de Marina capturó primero a una mujer y posteriormente a  tres integrantes de  una célula  perteneciente a la organización criminal de “Los Zetas” en la ciudad de Monclova.

Los elementos de la armada capturaron ayer domingo a  Juanita Elizabeth Villegas Ibarra,  “La Chave”, de 22 años, originaria de San Buenaventura, quien ubicó la casa de seguridad donde se encontraban tres  los hoy detenidos y las personas secuestradas.

Los criminales se encontraban en un domicilio de la colonia Ampliación Las Flores en Monclova cuando fueron ubicados por los elementos de la Armada quienes al llegar al domicilio fueron atacados a  balazos.

En la casa de seguridad  los agentes de la Marina “lograron rescatar con vida a cuatro personas que mantenían cautivas con huellas de tortura, atadas de pies y manos y decomisaron un arsenal de armas de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos”, agrega el reporte

Después de una revisión, en una de las recámaras de la planta alta se encontraban las cuatro  personas secuestradas, quienes manifestaron que  “los delincuentes los iban a matar”.

Los detenidos fueron identificados con los nombres de Guadalupe Reyna Martínez, Jesús Martínez Villanueva y Hugo Adán López Alvarado.

“Al realizar las primeras investigaciones los inculpados declararon que habían privado de la vida a 4 mujeres y que las habían enterrado en San Buenaventura”.

En sus primeras declaraciones, tanto Guadalupe Reyna Martínez y Jesús Martínez Villanueva refieren que privaron de la vida a las mujeres porque pertenecían a un grupo contrario al de ellos.

Los cuatro cadáveres fueron localizados maniatados “y dos de ellas cubiertas la extremidad craneoencefálica con bolsas negras  y  la causa de la muerte de las personas  fue por traumatismo craneoencefálico por contusión”.

“Las edades de las ahora occisas oscilan entre los 18 y 30 años, así como el tiempo de fallecimiento de 72 horas. Personal de la PGJE trabaja en establecer la identidad de las víctimas”, señaló el comunicado.

A los detenidos se les  decomisó un arsenal compuesto de dos granadas de fragmentación (de mano) K-400, de forma ovoide, color verde olivo, con números de lotes: HWB95K605-029 y EC-89E605.

Dos granadas de percusión M-118, calibre 40 milímetros, de alto explosivo, color verde olivo con dorado, un fusil de asalto tipo AR-15  marca Rock River Arms, modelo LAR-15, calibre 5.56 x 45 milímetros, matrícula ilegible (borrada), fabricación americana, culata retráctil.

Una pistola tipo escuadra, marca Colt, calibre .38 súper, matrícula 29291, fabricación americana.

Además: 21 cargadores con capacidad para 30 cartuchos calibre 5.56 x 45 milímetros,   6 cargadores con capacidad para 30 cartuchos calibre 7.62 x 39 milímetros.

También: 1,301 cartuchos calibre 5.56 x 45 milímetros,  150 cartuchos calibre 5.7 x 28 milímetros y  95 cartuchos calibre 7.62 x 39 milímetros y dos bates de beisbol de aluminio.

“Los inculpados podrán alcanzar cadena perpetua y una pena mínima de 60 años de prisión por los delitos de homicidio calificado, privación ilegal de la libertad e inhumación clandestina”, concluyó el comunicado oficial.

Comentar este artículo