Aplica gobierno peñista un segundo “gasolinazo recargado”

Una estación de servicio. Foto: Demián Chávez
Una estación de servicio.
Foto: Demián Chávez

MÉXICO, DF, (apro).- Va rápido el gobierno de Enrique Peña Nieto en su intención de alinear los precios nacionales de las gasolinas con los que se registran en el exterior, particularmente en Estados Unidos.

La Secretaría de Hacienda (SHCP) anunció hoy su segundo aumento a esos combustibles que, a partir de este sábado 5 agregarán 11 centavos más al precio que se les fijó apenas el pasado 8 de diciembre. La constante de los últimos meses, casi todo el año pasado, había sido aumentar esos precios en 9 centavos.

Así, desde mañana, la gasolina magna costará 10 pesos con 92 centavos el litro; la Premium, 11.48 pesos, y el diesel 11 pesos con 28 centavos el litro.

El anuncio lo hizo Miguel Messmacher Linartas, subsecretario de Ingresos de la SHCP, en conferencia de prensa, en la que señaló que aun con el ajuste de este sábado, los precios de las gasolinas en Estados Unidos seguirán siendo mayores a los de México: la magna en 10%, la Premium en 14% y el diesel 17%.

Explicó Messmacher que el costo de ese diferencial –es decir, el costo de comprar gasolinas caras y venderlas barato en México– implicó un subsidio de 206 mil millones de pesos entre enero y noviembre de 2012.

Entonces, dijo, lo que se busca con la política de ajustes graduales a los precios de las gasolinas es “balancear dos objetivos. Por un lado, atenuar el impacto de los mayores precios internacionales de los combustibles sobre las finanzas de las empresas y el bolsillo de los hogares.

“Por otro lado –agregó–, es necesario que se observe un incremento en el precio de las gasolinas y el diesel para evitar un deterioro permanente de las finanzas públicas del país.”

Según el subsecretario de Ingresos, el incremento de precios vigente a partir del sábado 5 no tendrá un impacto inflacionario importante, toda vez que el ajuste apenas significaría un impacto de .01% mensual sobre la inflación.

“El efecto del desliz será bastante moderado”, dijo.

Si bien el cambio en el tamaño del aumento –de 9 a 11 centavos– no implica que la tendencia vaya a ser siempre al alza, según Messmacher en la conferencia–, sí ilustra la intención de las autoridades por darle velocidad al alineamiento de precios nacionales con los internacionales.

Vale recordar que en su comparecencia del 10 de diciembre en la Cámara de Diputados –a la que acudió para explicar el paquete económico de 2013–, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, fue enfático en señalar que el financiamiento a las gasolinas es “un subsidio regresivo del que no se benefician los que menos tienen y que además genera daños al medio ambiente por un consumo excesivo de combustibles fósiles, particularmente de gasolina.”

Y anunció implícitamente que la autoridad va por la reducción y, aun, la desaparición de ese subsidio, por el que se diluyen los recursos obtenidos por la vía de la recaudación tributaria.

Lo dijo así Videgaray el 10 de diciembre pasado:

“Esto es algo que tiene que revertirse, pero no se puede revertir de un día para otro. Por los efectos inflacionarios que tendría y el impacto que tendría en los bolsillos de las familias mexicanas no sería razonable hacerlo (bruscamente, de un día para otro).

“Entonces es algo que tiene que revisarse mes a mes y es algo que hará la Secretaría de Hacienda en el uso de sus facultades durante el próximo año”.

El aumento de 20 centavos que suman los dos últimos ajustes quiere decir que la actual administración ya le aplicó un aumento de 1.87% a la gasolina magna; 1.77% a la magna y de 1.8% al diesel.

Comentar este artículo