Surge en España el Partido-X, afín a los Indignados

España. Indignados exigen una nueva constitución; policía los reprime. Foto: AP
España. Indignados exigen una nueva constitución; policía los reprime.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Con un video difundido a través de las redes sociales, el denominado Partido-X del Futuro hizo su presentación formal en el espectro político español con el compromiso toral de “resetear” la política para devolverle el control de las decisiones a la ciudadanía.

“El Partido X, el Partido Del Futuro, es el partido que ya ha ganado en el futuro. El Partido X es una incógnita. Es el partido que gana porque aplica el programa que permite instaurar una verdadera democracia con la que la gente pueda defender sus intereses.

“El Partido X, el Partido Del Futuro entra en el parlamento, abre sus puertas y devuelve directamente el poder soberano a las personas a través del cumplimiento de todos los puntos de su programa: la Democracia y Punto”, dice la agrupación en su página de Internet.

Afín al movimiento de los Indignados, el lema de del partido es “Democracia y punto” y en su primer día alcanzó 10 mil seguidores.

En el video, dos integrantes del Partido X, una mujer, que se presenta como maestra, y un hombre, explican los cuatro mecanismos de su Programa Democracia y Punto: Referéndum, Wikigobierno, Voto permanente y Transparencia.

“Tenemos intenciones de modificar la política existente, pero nos encontramos con un techo de cristal, el poder, que tiene intereses que no son los comunes”, sostienen.

En el audiovisual de corte futurista, enfatizan que son un “método del futuro aplicado al presente” para “resetear” el espacio electoral, es decir, una “operación de desalojo del hemiciclo”.

La nueva organización política lleva un año gestándose en España. Se inscribió en el Registro de Partidos Políticos el 17 de diciembre de 2012 con el nombre Partido X, Partido del futuro y su presidente es Greer Margaret Thurlow Sanders.

El nuevo partido señala en su comunicado tener la meta de “ganar referendos y derecho al voto real y permanente”, así como contar con legislaciones elaboradas “a la vista de todos”.

“Hacer operativa la democracia, para que la actual crisis económica la paguen los especuladores que la han causado y no los ciudadanos”, sostiene.

Los integrantes de la nueva organización no han revelado sus nombres “para evitar personalismos” pero sus principios son similares a los propuestos por el 15-M, el 25-S, los movimientos hacktivistas y el espíritu de la cultura y el software libre: “Reiniciar el sistema”.

“Si los políticos son el problema, nosotros seremos el gran problema de los políticos (…) la democracia del futuro que sea para hoy. Un mundo que sea de quien lo habita, no de quien lo gobierna”.

Sin embargo, los portavoces de la formación aseguran que “el Partido del Futuro no es el partido del 15-M”.

Las elecciones sí están entre sus metas pero afirmaron que primero deben conseguir una representación masiva parlamentaria de la ciudadanía.
Respecto de los cuatro mecanismos para establecer “una verdadera democracia” la organización explican cada uno.
El primero, el referéndum, explica en su página, deberá ser obligatorio y vinculante.
“Tal y como ya se hace en otros países, se trata de consultas para validar todas las legislaciones estructurales, independientemente de su origen (propuestas por la ciudadanía o por legisladores). El referéndum ha de ser vinculante. Puede ser propositivo, aprobativo o abrogativo.
“Vinculante porque lo que en él se decida será de obligado cumplimiento. Propositivo porque a través de él se podrán proponer nuevas leyes. Abrogativo porque podrá derogar leyes vigentes de igual o menor jerarquía que las propuestas. Y aprobativo porque mediante referéndum podrán aprobarse leyes que lleguen al parlamento por vías participativas, como las Iniciativas Legislativas Populares (ILP) o legislativas”, explican.
El segundo mecanismo, el “Wikigobierno” se refiere a la elaboración de legislación participativa y transparente.
“Si algo hemos aprendido de Internet es que los procesos cerrados a la participación son ineficaces. Al fin y al cabo, ¿qué es Internet sino un parlamento permanente de millones de personas? ¿Para qué debería servir la administración pública sino para facilitar la participación de la gente que no quiere o no puede participar desde Internet?
“Ha llegado el momento de incluir entre las formas de gobierno la capacidad que tiene la sociedad para mejorar directamente sus instituciones y leyes”, justifican.
El tercero, el derecho al voto real y permanente se refiere “simplemente el derecho a voto en lo que consideremos que nos afecta e interesa.
“Puede que muchos crean que ya tenemos ese derecho, pero lo que hacemos hoy en día no es votar sino elegir. Elegir, cada 4 años, a los que votan por nosotros. Sin forma de hacerles llegar nuestra opinión en las votaciones concretas: como un cheque en blanco del que no hay que rendir cuentas”, critican.
El último mecanismo para lograr la democracia plena es la transparencia, la cual, sostienen, no puede ser opcional, sino obligatoria en cada ámbito y rincón de la Administración Pública.
“La ciudadanía tendrá que ser informada antes de cualquier paso que quiera dar la Administración Pública en cualquier aspecto, incluyendo tanto la descripción del acto administrativo como su presupuesto asociado. De esta forma, la ciudadanía será el vigilante necesario de todos los gastos públicos. Esta es la única manera efectiva de acabar con la corrupción, verdadero lastre de la democracia del pasado”, puntualiza el Partido-X.

Comentar este artículo