Aunque dicen que no hay crisis por ejecuciones, quieren al Ejército en Edomex

El cadáver de una mujer hallado en Valle de Chalco, Edomex, el 12 de julio de 2011. Foto: David Deolarte
El cadáver de una mujer hallado en Valle de Chalco, Edomex, el 12 de julio de 2011.
Foto: David Deolarte

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno del Estado de México, en coordinación con autoridades federales, evalúa la posibilidad de que tropas del Ejército vigilen los municipios golpeados por la violencia en los últimos días.

Así lo dio a conocer este miércoles el titular de la Procuraduría General de Justicia de esa entidad (PGJEM), Miguel Ángel Contreras Nieto, quien añadió que la escalada de violencia experimentada en las últimas 72 horas, con un saldo de 25 muertos, fue provocada por una disputa entre los grupos criminales de La Familia Michoacana y Guerreros Unidos.

“Es la organización La Familia Michoacana la que se ha adjudicado varios de estos homicidios, quienes están en pugna con otro grupo llamado Los Guerreros Unidos por el control de actividades ilícitas”, dijo el funcionario.

El funcionario mexiquense señaló que si bien los hechos preocupan a la autoridad, no representan una crisis de seguridad en la entidad.

Sin embargo, reconoció que las corporaciones de seguridad pública del estado, en coordinación con las federales, evalúan si es necesaria la entrada del Ejército en los municipios donde se han reportado las ejecuciones.

Y es que desde el domingo 13, una ola de ejecuciones azotó a distintos municipios del Estado de México que gobierna el priista Eruviel Ávila.

Ese día, tres personas murieron de manera violenta, dos en la carretera Toluca-Temascaltepec y una más en Ocuilan, donde los presuntos asesinos dejaron un mensaje intimidatorio a la autoridad.

Al día siguiente, el lunes 14, fueron abandonados en Toluca los cuerpos de cinco hombres ejecutados en el Barrio del Seminario, y el mismo día aparecieron seis descuartizados dentro de bolsas de plástico en un vehículo, en Zinacantepec.

El mismo día, en Santiago Tianguistenco, se reportaron dos muertos, uno de ellos degollado, y también hubo baleados en Lerma y Jiquipilco.

En la zona oriente, en Valle de Chalco y Nezahualcóyotl, fueron dejados seis cadáveres más, tres en cada punto, y en uno de ellos los asesinos dejaron un mensaje cuyo contenido no fue revelado.

Contreras Nieto comentó que en el caso de los homicidios registrados en Toluca ya se logró la identificación de tres de las víctimas y se comprobó que tenían antecedentes delictivos.

Lo mismo ocurrió, dijo, con otras tres personas que fueron asesinadas el martes pasado en el oriente del estado.

“Son hechos delictivos serios, graves, que tenemos que enfrentar con toda responsabilidad y seriedad… Son situaciones que no podemos ni debemos negar, pero no es una situación que pudiéramos llamar de crisis”, insistió.

A la larga lista de ejecuciones se sumaron otra dos ocurridas en Valle de Chalco. La primera víctima era un joven de 16 años, quien fue degollado y su cuerpo encontrado en la calle Oriente 2 y Poniente 3, en la colonia Santa Cruz.

El menor fue identificado por su padre como Omar, estudiante que vivía en la misma comunidad.

En la colonia Providencia, en la avenida Lázaro Cárdenas y Norte 32, fue hallado el cadáver de la segunda víctima, un hombre de aproximadamente 25 años quien fue ejecutado de al menos siete impacto de rifle R-15. Su cuerpo quedó tirado en un terreno baldío.

Comentar este artículo