Le arrojan ácido en la cara al director del ballet Bolshoi

Sergei Filin, director del Teatro Bolshoi, en el hospital. Foto: AP
Sergei Filin, director del Teatro Bolshoi, en el hospital.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Sergei Filin, director de la compañía de ballet del legendario Teatro Bolshoi, fue atacado por un desconocido que le arrojó ácido en la cara y luego escapó.

La agresión ocurrió en la entrada de la casa de Filin ubicada en el centro de Moscú.

“Me asusté y pensé que me iba a disparar”, contó Filin, con la cara vendada. “Me di vuelta para correr pero él vino corriendo detrás de mí”, agregó.

Hoy, los médicos intentan salvarle la vista al hombre de 42 años.

El mundo del ballet se mostró consternado por el ataque a quien dirige una de las compañías de danza clásica más prestigiosas y grandes del mundo.

“Yo ya viví abismos en el Bolshoi”, exprsó Anastassiya Volotshkowa, quien fue bailarina de la compañía. El mundo del ballet es “despiadado”, comentó.

El director general del Bolshoi, Anatoly Iksanov, consideró que la agresión tuvo que ver con el trabajo de Filin. “Él es un hombre de principios”, afirmó Iksanov a la televisión estatal Canal Uno. “Si piensa que este o aquel bailarín no está listo o no es capaz de actuar en determinado papel, lo rechaza”, sentenció.

Sin embargo, luego se rectificó y descartó que el ataque tuviera que ver con sus decisiones profesionales y afirmó que “el motivo fue crear una división y desacuerdo en la gerencia del teatro”.

“Desde que asumió su posición, Serguei recibía amenazas constantemente”, afirmó la portavoz del teatro Katya Novikova. Contó que el  exbailarín, padre de familia, era muy envidiado. Además, él decidía sobre quién era la primera figura y los demás puestos en la coreografía, lo que causaba conflictos dentro de la compañía, pero “nunca pensamos que la guerra por los puestos (dentro del ballet), alcanzaría esos niveles”, agregó Novikova.

El coreógrafo Alexei Ratmanski, exdirector artístico del Bolshoi, consideró que el ataque contra Filin “no era una casualidad”, teniendo en cuenta las prácticas en el teatro. Ratmanski criticó especialmente la “práctica repugnante de los aplausos pagados [...] los traficantes y revendedores de entradas, los fans medio locos dispuestos a saltar al cuello de los rivales de sus ídolos”.

El historiador del ballet Vadim Gaievski recordó a la agencia AFP que las intimidaciones no eran una novedad en el Bolshoi y explicó que, en la época soviética, la famosa bailarina Galina Ulanova recibió una carta en la que la amenazaban con romperle las piernas.

Los compañeros de Filin indicaron que en los últimos tiempos también fue hackeada su página de Internet, donde se colgaron insultos. Además, recientemente le cortaron las llantas de su auto.

“He pedido al fiscal general Yuri Tshaika que asuma el caso personalmente. El ataque a Serguei Filin es un crimen horrible”, dijo el ministro de Cultura ruso, Vladimir Medinski.

Tras la operación, recibirá tratamiento en una clínica especializada en Bélgica y necesitará al menos medio año para curarse.

Filin bailó para el Bolshoi de 1989 al 2007, fue designado director artístico de la compañía de ballet en marzo del 2011 en sustitución de Yuri Burlaka. Antes de regresar al renombrado teatro que fuera reinaugurado en el 2011, fue director artístico del teatro Stanislavsky y Nemirovich-Danchenko Theater, la segunda compañía de ballet.

Las autoridades rusas informaron que el director de la compañía evoluciona favorablemente y que ya fue trasladado de terapia intensiva a una habitación normal en el hospital.

Indicaron que aún no ha habido detenidos por el incidente contra Filin.

 

Comentar este artículo