Decretan en Brasil tres días de duelo por los 233 muertos en incendio

La discoteca Kiss, donde ocurrió el incendio. Foto: Xinhua
La discoteca Kiss, donde ocurrió el incendio.
Foto: Xinhua

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Al menos 233 personas murieron esta madrugada en el incendio de una discoteca en la ciudad brasileña de Santa María, en el estado de Río Grande do Sul. La cifra fue confirmada por la Brigada Militar de Santa María.

El siniestro, cuyas causas se desconocen, comenzó poco después de las 2 de la madrugada en el boliche Kiss, ubicado a 286 kilómetros de Porto Alegre, capital regional. De acuerdo con los primeros reportes, los bomberos lograron controlarlo tres horas después.

Testigos aseguran que el fuego se desató por un show de pirotecnia de una banda musical justo cuando terminaba su presentación. Se apagaron las luces y apuntaron una bengala hacia el techo, que habría alcanzado la espuma de aislamiento acústico, lo que provocó el incendio.

Sin embargo, nuevos reportes difieren de esta versión y señalan que la agrupación ya había dejado el escenario y cuando empezó el incendio, que habría sido generado por una bengala lanzada por una persona del público. Hay dos integrantes de la banda que están desaparecidos.

Los bomberos señalaron que las personas que se encontraban en el lugar entraron en pánico y se pisotearon unos a otros, por lo que la principal causa de muerte fue la asfixia.

Sobrevivientes relataron que todo el mundo empujaba y que el fuego se expandió en cuestión de segundos.

“Era una puerta muy pequeña para que saliera tanta gente”, relató otra testigo, Luana Santos Silva, a la televisión Globo, según AFP.

Los heridos fueron llevados al Hospital Universitario y el Hospital de Caridad, y están pidiendo la ayuda de voluntarios para que colaboren con la atención a las víctimas.

El boliche Kiss, ubicado en el centro de Santa María, tenía capacidad para unas 2 mil personas y sólo una salida de emergencia. Los bomberos tuvieron que abrir un agujero en la pared para retirar a las víctimas. Había más de mil personas en la disco al momento del incendio, la mayoría adolescentes.

La presidenta, Dilma Rousseff, fue informada por la ministra de comunicación, Helena Chagas, sobre la tragedia, una de las peores de la historia de Brasil, en el marco de su participación en la cumbre Celac-Unión Europea en Santiago, Chile.

Rousseff decretó tres días de duelo oficial por la muerte de los 233 jóvenes.

El decreto fue dictado poco después que la mandataria visitó este domingo a algunos heridos en un hospital de Santa María y se reunió con familiares de las víctimas fatales en el Centro Deportivo Municipal.

 

 

 

 

 

Comentar este artículo