Revela El País contabilidad secreta del PP; registra pagos irregulares a Rajoy

Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa. Foto: AP / Paul White
Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa.
Foto: AP / Paul White

MADRID (apro).- El periódico El País reveló este jueves la presunta contabilidad secreta del Partido Popular (PP), donde se registran pagos irregulares al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y a una buena parte de la cúpula del partido conservador desde la época de José María Aznar, lo que ha conmocionado los corrillos políticos de este país.

Los documentos, presentados con lujo de detalle por el diario español, revelan las anotaciones de la contabilidad paralela entre 1990 y 2009, que manejaron los tesoreros Álvaro Puerta y Luis Bárcenas, este último imputado en la trama “Gürtel”, el mayor caso de corrupción política actualmente en manos de la justicia de este país.

Los documentos, que presumiblemente pertenecen a Bárcenas, registran que desde 1997 y hasta 2008, Rajoy recibió “pagos en negro” –que no fueron fiscalizados por las autoridades tributarias– por 25 mil euros anuales.

Entre la contabilidad “en negro” aparecen gastos por 9 mil euros en trajes para Mariano Rajoy y la compra de corbatas hasta por 600 euros.

El origen de la financiación ilegal serían donaciones que hicieron grandes constructores, entre ellos “J. M. Villar Mir”, que el diario identifica como Juan Miguel Villar Mir, presidente del Grupo de Concesiones y Construcción OHL.

Aunque el matutino no lo refiere, Villar Mir y su consorcio OHL fue uno de los grupos constructores consentidos del presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante su gestión como gobernador del Estado de México, a quien se le entregaron los contratos para las principales obras viales de esa entidad.

Emilio Lozoya, actual presidente de Petróleos Mexicanos (Pemex), pertenecía a los cuadros directivos de la filial de OHL México hasta antes de sumarse al gabinete de Peña Nieto. Y, a decir de la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, es uno de los consorcios interesados en ampliar sus inversiones en el sector en México.

Según los documentos, Villar Mir habría “donado” al PP tres sumas, una por 100 mil euros, otra por 180 mil y una más por 250 mil euros, esto en los años 2004, 2006 y 2008, respectivamente.

También aparece en los ingresos de ese partido las aportaciones hechas por Luis del Rivero, con 120 mil euros en 2004, cuando era vicepresidente de Sacyr Vallehermoso, y una más por 260 mil euros en 2006, siendo ya presidente de la constructora.

Igualmente, aunque El País no lo refiere, Luis del Rivero fue el accionista de Repsol con el que PEMEX se alió para sindicar sus votos en la petrolera española, acuerdo que anunciaron el 29 de agosto de 2011, pero que quedó roto en enero de 2012.

Otro de los empresarios involucrados en las aportaciones irregulares al PP es José Mayor Oreja, presidente de FCC Construcción, hermano del exministro del Interior, Jaime Mayor Oreja. Este grupo empresarial dio al PP 165 mil euros en dos aportaciones, en el año 2008.

Si bien El País no lo señala, la filial mexicana de esta constructora es la responsable de la construcción en México de la nueva carretera Durango-Mazatlán, donde se construyó el Puente Baluarte, considerado el más largo y alto de América Latina (tiene una longitud de mil 124 metros para librar una barranca de 390 metros de profundidad, según su propio comunicado), que inauguró y presumió el expresidente Felipe Calderón.

Entre los altos cargos del PP que recibieron aportaciones aparecen los vicesecretarios Rodrigo Rato, exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), y Jaime Mayor Oreja.

Recibieron también aportaciones de esta contabilidad los secretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal.

El diario no lo afirma, pero deja entrever la posibilidad de que José María Aznar, expresidente de España y actual presidente del think thank del PP, Faes, hubiera recibido recursos de esta contabilidad paralela, ya que en 1990 y 1997 hay pagos a “J. M.”.

Además, precisa que esta contabilidad paralela no tiene relación alguna con los fondos recibidos por el PP del Estado español en el marco de la financiación pública que reciben los partidos, sino exclusivamente se refiere a aportaciones privadas.

Los referidos documentos, que podrían abrir la puerta a financiamiento irregular al PP, incluyen gastos de funcionamiento del partido, como pago de asesoría jurídica, encuestas o estudios, entre otros gastos.

Estos podría ser parte de los documentos de las nueve cajas que Bárcenas sacó de la sede del PP, en la calle Génova 13, y que era un material explosivo que dirigentes de esa fuerza política ya esperaban que les estallara al conocerse públicamente.

Bárcenas es juzgado por el caso Gürtel y hace dos semanas las autoridades judiciales detectaron sus cuentas en Suiza, donde guardó hasta 22 millones de euros. Casi 11 millones de euros de la cifra antes citada habrían sido “blanqueados” por Bárcenas mediante la amnistía fiscal que decretó el gobierno de Mariano Rajoy.

Tras hacerse pública la cuenta en Suiza, el periódico El Mundo reveló que había una contabilidad paralela en el PP y que muchos de sus dirigentes recibían pagos en sobres, mismos que ahora El País describe de manera amplia y detallada.

En nombre del Partido Popular, su secretaria general María Dolores de Cospedal negó en rueda de prensa que el partido tenga una contabilidad B. “La contabilidad del PP es única, clara, transparente y limpia. Todos los dirigentes y todos los empleados perciben sus retribuciones y a través de transferencia bancaria y nómina mensual”, dijo.

El diario El País publicó en su sitio digital que el actual presidente del Senado, Pío García Escudero, reconoció haber recibido un préstamo de 5 millones de pesetas en el año 2000, mismo que después fue pagando. Lo solicitó para remozar su vivienda, que sufrió graves desperfectos tras ser objetivo de un atentado de la banda terrorista ETA.

Comentar este artículo