Pánico por “nube amarilla” emanada de planta de Pemex… en Salamanca

La planta de Pemex en Salamanca, Guanajuato. Foto: Tomada de Twitter
La planta de Pemex en Salamanca, Guanajuato.
Foto: Tomada de Twitter

SALAMANCA, Gto. (apro).- Un paro en la operación de uno de los sopladores de la planta catalítica de la refinería “Ing. Antonio M. Amor” ocasionó emanaciones de hidrocarburos que formaron una densa “nube amarilla” sobre esta ciudad, misma que generó pánico y preocupación entre los salmantinos.

Pese a que el vocero de la refinería aseguró que esta contingencia no afectaría a la población, en medios de comunicación y ante autoridades locales hubo reportes de algunas molestias, como irritación de ojos, por lo que el gobierno municipal optó por pedir a la población que suspendiera sus actividades al aire libre por unas horas.

La nube se comenzó a formar alrededor de las once de la mañana.

La dirección de Protección Civil del municipio notificó de estas emanaciones a la Procuraduría Federal del Medio Ambiente para que efectúe las investigaciones correspondientes, informó el gobierno municipal.

El vocero de la refinería, Alfonso García Moreno, adjudicó la nube a la interrupción del soplador de la planta catalítica FCC de la refinería, lo que originó una emisión con remanentes de hidrocarburos a la atmósfera por unos cinco minutos.

Ante la falla del soplador por falta de aire, se activó el protocolo de seguridad de la planta y aquél paró, por lo que el crudo que se procesa en ese momento se envía a la atmósfera para evitar un riesgo mayor, explicó el vocero.
“Si lo dejamos en una tubería, la podemos convertir en un recipiente a presión y podría haber riesgo de un incidente mayor. Esto fue momentáneo y, gracias a los sistemas de protección que tiene la planta, el riesgo se minimizó”, añadió.

Sin embargo, el funcionario de la refinería admitió que el miércoles pasado varios trabajadores –en un número que no precisó– fueron atendidos en el hospital de Pemex, debido a que aspiraron “algunas emanaciones que tuvimos”, aunque descartó que hayan sufrido alguna complicación en su salud.

El vocero no proporcionó detalles de la situación que se presentó y que fue lo que afectó a los trabajadores.

Dijo que la nube que se formó hoy finalmente fue dispersada por los vientos dominantes en la zona.

En las horas siguientes, indicó, se efectuará una revisión a toda la integridad física de la planta “para verificar que está en condiciones de seguir operando”.

También aseguró que las emanaciones no representaron un incidente que obligara a los salmantinos a alterar sus actividades cotidianas. “No se puso en riesgo a la población, ni los trabajadores, ni a las instalaciones”, sostuvo.

El alcalde de Salamanca, Justino Arriaga, pidió a la ciudadanía, través de su cuenta de Twitter, informar a las autoridades municipales de cualquier malestar o efecto provocado por la nube de emanaciones.

En tanto que el Instituto de Ecología reportó una “buena calidad del aire” después de esta contingencia.

Comentar este artículo