García Ramírez, el que salvó a Peña del caso Monex, anuncia su salida del IFE

El consejero del IFE, Sergio García Ramírez; y el consejero presidente, Leonardo Valdés. Foto: Benjamin Flores
El consejero del IFE, Sergio García Ramírez; y el consejero presidente, Leonardo Valdés.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- A nueve días de haber exonerado al PRI con su voto en el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE), Sergio García Ramírez anunció que dejará el cargo, además de aceptar que así lo acordó con quienes lo propusieron: participar únicamente durante el proceso electoral.

García Ramírez, quien emitió el polémico voto de desempate a favor del PRI y con ello evitó que el IFE aplicara al partido en el gobierno una multa de 75 millones de pesos por el caso Monex, se reunió esta mañana con el resto de los consejeros del IFE para comunicarles su decisión de dimitir al cargo, mismo que era por siete años y apenas llevaba poco más de uno.

En entrevista con diversos medios, García Ramírez aceptó que los diputados y partidos que lo postularon para el cargo en octubre de 2011 ya sabían que sólo estaría por un periodo corto, mismo que estaría ligado al proceso electoral de 2012.

“En efecto, estoy dando cumplimiento a una antigua decisión comunicada de tiempo atrás a quienes me hicieron el honor de invitarme a formar parte del Consejo desde hace más de un año.

“Mi propósito era permanecer aquí durante un cierto tiempo, una etapa y esa etapa ya se había cumplido. Ha sido decisión mía desde hace unas semanas y ahora la actualizó”, comentó.

“Yo ya lo tengo resuelto, lo que pasa es que no quiero materializarlo, no quiero acreditarlo hasta el momento en que esto sea útil para este organismo… No es una cosa que se me acaba de ocurrir o que se me ocurrió a la mitad del camino. Eso fue lo platicado”, arguyó.

“Lo platiqué con el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados cuando me hizo el favor de invitarme por parte de la Junta, de su propio partido, del PRD, del PRI y del PAN. Lo platiqué con él”.

Y aunque García Ramírez nunca dio nombres, durante esa época quienes estaban en la Junta destacan Francisco Rojas, hoy funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto; Armando Ríos Piter, senador por el PRD, y el panista Francisco Ramírez Acuña.

García Ramírez aclaró que no se retiraba por lo cuestionado que resultó su voto de última hora, cuando él mismo había optado por no participar en la discusión del Monexgate, debido a que tiene una liga de amistad íntima con uno de los involucrados, la familia Fraga, propietaria del domicilio fiscal de la empresa EFRA, una de las que participó en la triangulación de millonarios recursos del PRI.

En una de las entrevistas recordó que cuando se le invitó a participar acotó que “si puedo ser útil, seré útil, pero será por un tiempo, no más”.

Y justamente el tiempo para que deje el cargo es poco.

Sin embargo, aunque anunció su deseo de separarse tampoco aclaró cuándo lo hará.

Esta decisión se presenta justo a nueve días de que “salvó” al PRI de una multa millonaria, convalidando así todo el entramado financiero y la utilización de empresas mercantiles en campaña presidencial de Peña Nieto.
}
No obstante, García Ramírez tampoco precisó si se hará a un lado antes del miércoles 6, cuando se discuta y vote en el Consejo General del IFE la multa a los partidos por el rebase de topes de campaña.

En este tena, según el reporte de la Unidad de Fiscalización del IFE, el PRI ni siquiera llegó al tope establecido por la ley… es más, hasta aceptó que la renta del estadio Azteca en uno de los eventos que realizó Peña Nieto, apenas le costó 20 mil pesos.

García Ramírez siempre ha estado vinculado al PRI.

La última vez fue cuando Roberto Madrazo pretendió que el aún consejero electoral fuera el presidente del partido, incluso así se anunció públicamente, pero éste tuvo que rechazar la posición, pues recientemente había sido nombrado integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

Además, fue funcionario de la Secretaría de Gobernación y procurador general de la República en administraciones federales del PRI, aparte de haber sido uno de los “tapados” presidenciales de ese partido, justo en 1988, cuando el postulado fue Carlos Salinas.

Comentar este artículo