Paperman y el regreso a la esencia del cine

Cartel de la película.
Cartel de la película.

MÉXICO, D.F. (apro).- En un mundo invadido por tecnología abrumadora, envuelto en cambios constantes e inundado por río y ríos de información fluyendo por doquier, encontrar cosas sencillas y hermosas es de agradecerse.

Es el caso del corto animado de Disney, nominado al Oscar, llamado Paperman (EU-2012).

Paperman es una historia de 6 minutos dirigida por John Kars, quien ha trabajado en diversas cintas de los estudios Pixar.

La trama gira en torno a un joven oficinista que por azares del destino se topa con la chica de sus sueños. Y una hoja de papel, un objeto en peligro o amenaza de extinción gracias a la vorágine digital, es el culpable de su encuentro.
Los personajes no se dicen ni una sola palabra pero están seguros que son el uno para el otro.

Luego de ver esta cinta, es inevitable pensar en el corto con que abre la cinta Up de los estudios Pixar, tanto por su claridad narrativa como por sus elementos conmovedores y su simplicidad.

Curiosamente, la cuestión técnica no fue tan sencilla como parece: la cinta mezcla una acertada combinación entre la animación 3D y la ilustración a la vieja usanza lo que da un look retro que adereza la esencia romántica de la cinta. Y por si fuera poco, la película está en blanco y negro.

Paperman regresa de alguna manera a la esencia del cine: el arte de contar historias a través de la foto –aunque algunos “autores” cinematográficos podrían discutir esto–, excluyendo cualquier tipo de diálogo.
Este corto animado se puede encontrar en línea, sólo basta que lo busquen en Google.

Comentar este artículo