Al Papa ‘no le tembló la mano’ contra pederastas: Episcopado

Benedicto XVI. Foto: Maria Grazia Picciarella
Benedicto XVI.
Foto: Maria Grazia Picciarella

MÉXICO, D.F. (apro).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dijo respetar la decisión de Benedicto XVI de renunciar a su pontificado, determinación que calificó como “muy lógica” y “muy humilde”, ya que el mismo Papa reconoció que ya no tiene la capacidad física para desempeñar el cargo.

Monseñor Eugenio Lira Rugarcía, secretario general de la CEM, afirmó: “Fue muy lógica la decisión del Papa de anunciar su renuncia debido a su avanzada edad y a la disminución de su fuerza física. Y además fue muy humilde de su parte reconocer que estas limitaciones le impiden desempeñar adecuadamente el cargo. Fue un verdadero acto de humildad”.

En una rueda de prensa a la que convocó tan pronto el Papa anunció su retiro, Lira Rugarcía hizo el siguiente exhorto a nombre de los obispos mexicanos:

“Invitamos a todos los católicos de México a que reciban esta decisión del Papa con un espíritu de fe, pues su postura nos fortalece en la fe. Dios seguirá conduciendo a su Iglesia, en la que el Papa es sólo un instrumento”.

También dijo que se está manteniendo en contacto con el presidente de la CEM, José Francisco Robles Ortega, y con el nuncio apostólico en México, Christopher Pierre, quienes recibieron la noticia con el mismo “espíritu de fe”.

Asimismo, adelantó que tres cardenales mexicanos participarán en la elección del nuevo pontífice: José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara; Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de la misma circunscripción eclesiástica, y Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México.

Estos purpurados –recalcó– tienen menos de 80 años de edad y, por lo tanto, forman parte del selecto grupo de 119 cardenales que se convertirán en electores en el próximo cónclave, el cual se celebrará en los últimos días de marzo.

Lira Rugarcía no quiso hablar sobre las posibilidades que tienen estos tres cardenales mexicanos para suceder a Benedicto XVI. Únicamente apuntó:

“Todos los 119 cardenales electores tienen la posibilidad de ocupar el trono de Pedro”.

Pese a los escándalos por la pederastia sacerdotal que marcaron el pontificado de Benedicto XVI, indicó que éste “tomó decisiones fuertes para castigar a los infractores. No le tembló la mano para actuar con firmeza y aplicar la tolerancia cero”.

Y sobre las denuncias legales que señalan al pontífice como encubridor de curas pederastas, dijo Lira Rugarcía que deben demostrarse plenamente en tribunales. Por otro lado, aseguró que Benedicto XVI demostró en su pontificado su “gran capacidad intelectual, académica y cultural”.

Además, consideró que todavía es muy pronto para poder valorar sus aportaciones:

“Para poder apreciar una obra de arte hay que alejarse unos pasos de ella. Del mismo modo, hay que dejar que pase algún tiempo para poder valorar las aportaciones de Benedicto XVI. Entonces nos daremos cuenta que él fue el hombre exacto, en el cargo exacto y para el tiempo exacto que le tocó vivir”.

Enseguida señaló que Ratzinger ya había dejado entrever que renunciaría al cargo. Lo manifestó –dijo– en una larga entrevista que le concedió al periodista alemán Peter Seewald, la cual fue publicada en el libro titulado Luz del mundo.

En esa entrevista, Benedicto XVI dijo que un Papa no debería dimitir cuando hay situaciones difíciles y peligrosas por resolver, pero sí cuando atraviesa por momentos de serenidad y ve que ya no puede continuar. Dijo textualmente el pontífice en esa entrevista:

“Se puede dimitir en un momento de serenidad, o cuando sencillamente no es posible continuar. Pero no se puede escapar en el momento de peligro y decir ‘que se ocupe otro de eso’”.

El Papa dio a conocer su renuncia hoy lunes, durante un consistorio en el que se abordaba el tema de las próximas canonizaciones. Por cierto, una de estas canonizaciones, que serán realizadas el próximo 12 de mayo, es la de la monja mexicana Anastasia Guadalupe García Zavala, originaria de Jalisco y quien participó en la lucha cristera.

Comentar este artículo