Colegio de Bachilleres tampoco escapó al saqueo en Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Ni el Colegio de Bachilleres de Tabasco (Cobatab) escapó a la galopante corrupción en el sexenio del priista Andrés Granier Melo.
Documentos oficiales revelan que parte del saqueo del que fue objeto esta institución fueron a las arcas del Sindicato Independiente del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Sicobatab), que encabeza José Ramón Díaz Uribe, con más de diez años en la secretaría general del gremio y, como no fue suficiente, modificó los estatutos para permanecer de manera vitalicia en el cargo.
Una minuta firmada el 29 de mayo pasado, entre la entonces directora general del Cobatab, María de los Ángeles Ocaña Rodríguez, y José Ramón Díaz Uribe, en su calidad de secretario general del Sicobatab, exhibe la forma en que la institución educativa entregaba millonaria sumas al sindicato, de manera ilegal.
Todo, avalado por el gobierno de Granier, a través del entonces subsecretario de Gobierno y Desarrollo Político de la Secretaría de Gobierno, Javier Pavón Bernat, en cuya oficina se firmó la minuta.
La cláusula primera del documento establece que el Colegio de Bachilleres se compromete, “por única ocasión”, a adelantar al Sicobatab 10 millones de pesos para su caja de ahorro, en apoyo “de la economía de los trabajadores”, monto que supuestamente más tarde se descontaría al sindicato a razón de 3 millones de pesos en octubre; 3 millones más en noviembre y 4 millones en diciembre.
Las nuevas autoridades del Cobatab, encabezada por el doctor Jaime Mier y Terán, exaspirante priista al gobierno del estado, aún indagan si el Sicobatab devolvió los 10 millones de pesos o los recursos terminaron en los bolsillos de Díaz Uribe.
En la segunda cláusula se especifica que el Cobatab “depositará mensualmente al Sicobatab”, durante todo 2012, la cantidad de 330 mil pesos “para la operatividad de su Comité Ejecutivo”.
La cláusula tercera de la minuta explica que tomando en cuenta la desaceleración de la economía mundial, nacional y estatal, y reconociendo que esta crisis “puede afectar el cumplimiento de algunas de las prestaciones en especie” que prevé el contrato colectivo de trabajo (CCT), las partes convienen que “este tipo de prestaciones se otorguen a los trabajadores a través del Sicobatab”.
Para estos efectos, “el Cobatab presupuestará de sus recursos propios el circulante necesario y hará entrega a éste a la organización sindical, sin que exceda el gasto ejercido el año próximo pasado, con la finalidad de cumplir con las obligaciones contractuales que a continuación se enlistan:”
Y se destaca una lista de 16 productos con un costo total de 15 millones 471 mil 439 pesos, entre ellos, 6 millones 944 mil pesos para “canasta navideña y dos pavos”; y diversas sumas para Día de Reyes (139 mil 350 pesos), guantes, cubrebocas, calzados, lentes para computadoras, uniformes, útiles escolares, impermeables, batas, bastones, mascarillas antigás, lámparas de mano y otros.
Según el director del Cobatab, Jaime Mier y Terán, esta “prestación” es ilegal, puesto que quien tiene que adquirir estos productos es la institución educativa para luego entregarlos a los trabajadores, mediante licitación pública de acuerdo con la Ley de Adquisiciones del gobierno del estado.
Sin embargo, el Cobatab, en abierta violación a la ley, entregó al líder sindical José Ramón Díaz Uribe los más de 15 millones de pesos para que comprara discrecionalmente, sin ningún control ni supervisión.
Adicionalmente, el 13 de julio pasado, Díaz Uribe remitió un oficio a la directora del Cobatab, María de los Ángeles Ocaña, para “efectos de que dentro de la presupuestación del fin de año, para el mes de diciembre del presente año, se contemple el pago del bono sexenal”, por la cantidad de 5 mil pesos por trabajador.
El bono no lo pagó el saliente gobierno de Andrés Granier y ahora Díaz Uribe se lo exige al entrante de Arturo Núñez que, como no se los ha dado y, además, les quitó la entrega de los 330 mil pesos mensuales para la “operatividad” del sindicato, el Sicobatab emplazó a paro laboral para el próximo lunes 25 en los 101 planteles educativos, en perjuicio de más de 53 mil alumnos.
La respuesta del mandatario perredista no se hizo esperar y advirtió que no permitirá que “grupúsculos” dañen a los estudiantes del Cobatab.
“Son los intereses de grupúsculos que se han visto afectados por el cambio de gobierno. De ninguna manera vamos a permitir que se dañe a los estudiantes de Tabasco por el interés de una sola persona, de tal manera que el Colegio de Bachilleres tiene instrucciones de aplicar las sanciones reglamentarias del caso”, fustigó.

Comentar este artículo