Acordó Pemex con el sindicato mantener en lo “oscurito” préstamo de 500 mdp

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El sindicato petrolero y Pemex hicieron un pacto para mantener en lo “oscurito” el contrato colectivo de trabajo, incluido el préstamo de 500 millones de pesos que la paraestatal concedió al gremio.

Una investigación del diario Reforma detalla que el acuerdo se firmó el 25 de julio de 2011 y en él se estipula que no podrán revelarse el contrato ni documento que derive de éste.

Textualmente establece:

“Las partes se obligan a no comunicar, dar a conocer, entregar o revelar el presente Contrato Colectivo de Trabajo y sus anexos, así como cualquier modificación al mismo, acuerdos que de él se deriven y todo tipo de documento, dato o información con él relacionada, ni transmitirlo en forma alguna, a cualquier persona física o moral ajena a la representación sindical, sin dar aviso previo a la otra parte”.

Con base en estos acuerdos el sindicato que dirige Carlos Romero Deschamps ha interpuesto amparos para impedir que se entreguen datos que involucren al gremio cuando son solicitados vía Transparencia.

El pasado 18 de febrero Pemex reconoció que entregó un préstamo, sin intereses, al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) por 500 millones de pesos, a pagar a partir de 2016  y 2020; y sostuvo que lo hizo para satisfacer la demanda de vivienda de los agremiados.

La paraestatal, que aún no se repone de la trágica explosión en uno de los edificios de su sede central el pasado 31 de enero, afirmó que el préstamo se concretó en el marco de la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo Bienio 2011-2013.

Luego se dio a conocer que los 500 millones de pesos que prestó al STPRM fueron usados para la adquisición de dos terrenos en los estados de Hidalgo y Tabasco, con la idea de construir 2 mil 336 viviendas.

Así lo informó el propio sindicato en un comunicado en el que detalló el terreno de Villahermosa se compró el 10 de mayo de 2012 a un precio de 448 millones 797 mil 376.40 pesos.

De acuerdo con el gremio, el precio del terreno ya incluye los costos de autorizaciones, licencias y permisos para la construcción de dos mil viviendas, pero no los materiales ni la mano de obra para edificar las viviendas.

Comentar este artículo