Protestas de miles de maestros en cuatro estados contra la reforma educativa

La marcha de los maestros en Guerrero. Foto: José Luis de la Cruz
La marcha de los maestros en Guerrero.
Foto: José Luis de la Cruz

MÉXICO, D.F. (apro).- Miles de maestros protestaron este lunes en distintos estados de la República Mexicana en contra de la reforma educativa promulgada este lunes por el presidente Enrique Peña Nieto, que modifica los artículos 3 y 73 de la Constitución y establece, entre otras cosas, la creación del Servicio Profesional Docente.

En Veracruz, profesores de las zonas indígenas marcharon en el municipio de Orizaba, donde denunciaron que las secciones 32 y 56 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) dieron prioridad a los compromisos con el gobierno de Peña Nieto, por encima de la defensa magisterial.

Provenientes de Zongolica, Tequila, Soledad Atzompa y otros municipios de la Sierra, alrededor de 4 mil docentes arribaron a Orizaba, donde advirtieron que el próximo fin de semana realizarán nuevas movilizaciones en el estado de Veracruz y en otras entidades del país.

Domingo Martínez, representante de los maestros inconformes, expuso que con esta segunda protesta en día hábil, quedan expuestos al descuento salarial, según lo advirtieron las autoridades de la Secretaría de Educación de Veracruz.

No obstante, dijo, los mentores mantendrán la lucha por sus derechos. “No nos vamos a detener, las marchas y manifestaciones continuarán por todo el país, nada nos va a espantar, ni nuestros dirigentes, ni el gobierno federal; de hecho, el próximo 4 y 5 de marzo vienen más marchas”, agregó.

La postura de los maestros indígenas contra la reforma educativa, sostuvo, continuará firme, y adelantó que incluso a nivel nacional varias bases del SNTE y de otras agrupaciones magisteriales delimitarán “los pasos a seguir” en su lucha contra la reforma constitucional.

Subrayó:

“Es claro que ellos quieren privatizar el sistema educativo mexicano, y es claro que los maestros no lo vamos a aceptar, tampoco los padres de familia. Aquí ya hay varios padres de familia que se están uniendo a estas movilizaciones”.

En contraste, el gobernador priista Javier Duarte expresó este mismo lunes su apoyo y aval a la reforma educativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto.

“Es fundamental para el crecimiento de la sociedad y, en ese sentido, Veracruz la apoya y la avala (la reforma educativa). Ya lo dije en Tantoyuca y lo refrendo hoy aquí en Boca del Río: no pone en riesgo la permanencia laboral de las maestras y maestros veracruzanos. En ese sentido, yo soy garante de que los maestros de Veracruz tengan la certidumbre de su espacio de trabajo para que puedan seguir aportando ese impulso para el crecimiento de nuestra sociedad”, puntualizó durante la inauguración del Tercer Congreso Municipal de Padres de Familia denominado “En Familia Vamos para Adelante”.

Además, prometió “estar muy atento” para que los maestros veracruzanos sigan teniendo todos los instrumentos y elementos que permitan a la entidad seguir adelante en materia educativa.

En Guerrero, docentes del magisterio disidente iniciaron un paro laboral, tomaron las sedes del Ejecutivo y del Legislativo, y marcharon en Chilpancingo para hacer patente su rechazo a las reformas educativa y laboral.

El dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Gonzalo Juárez Ocampo, informó que cerca de 30 mil profesores suspendieron clases en al menos tres mil planteles, medida que afecta a aproximadamente 300 mil estudiantes de nivel básico en el estado.

A las 11:00 horas de este lunes, un contingente de poco más de cuatro mil cetegistas inició una marcha del norte de la ciudad hacia la plaza central del Primer Congreso de Anáhuac. Una hora después, alrededor de 15 mil manifestantes procedentes de las siete regiones de la entidad arribaron a ese lugar, donde realizaron un mitin.

Durante la concentración, Juárez Ocampo anunció un paro indefinido de labores a nivel estatal, como medida de presión y rechazo a las mencionadas reformas, y reprochó la actitud de los diputados locales y del gobernador Ángel Aguirre por el aval que dieron a las propuestas del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Alrededor de las 15:00 horas, los cetegistas se dirigieron a las sedes del Ejecutivo y Legislativo, donde instalaron un plantón.

En Oaxaca, la Coordinadora de Escuelas Normales ”retuvo” alrededor de 36 autobuses del transporte público para bloquear los depósitos de Petróleos Mexicanos y la caseta de cobros de la carretera Oaxaca-México, así como diferentes puntos de la capital, en repudio a la reforma educativa.

En tanto, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ratificó que realizará un paro nacional de 48 horas el 4 y 5 de marzo próximo, como parte de las acciones en defensa de la educación pública de México.

De su lado, la Asamblea Nacional Representativa hizo un “llamado para continuar en alerta máxima ante las embestidas del gobierno de Enrique Peña Nieto en su afán de privatizar el sector educativo”.

Los mentores insistieron en conformar un Frente Único Nacional para enfrentar las mal llamadas reformas estructurales que, aseguraron, laceran a la sociedad en general.

Según dijeron, la reforma laboral-educativa privilegia el régimen de explotación y privatización de la educación, además de que exalta las competencias individuales y cortan todo rasgo de colectividad y comunidad como principio de desarrollo de toda sociedad.

Sin embargo, pese al nuevo sistema “educativo” que intentan imponernos, subrayaron, “los trabajadores de la educación, unidos en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ratificamos la disposición a continuar defendiendo como derecho del pueblo de México la educación pública”.

En la Asamblea Nacional Representativa, que se realizó en la capital del país, los maestros también manifestaron su repudio al presidente de “Mexicanos Primero”, Claudio X. González, por las declaraciones que hizo en contra de la Secretaría de Educación Pública.

De su lado, los maestros de la Sección 22 del SNTE reiteraron su “alerta máxima” por la defensa de la educación pública, laica y gratuita.

De igual forma, hicieron un llamado a todo el magisterio democrático nacional para estar pendientes del plan de acción que se instrumentará para contrarrestar la “embestida” al sector educativo y al pueblo de México.

Detallaron que la reforma laboral-educativa anunciada con gran despliegue publicitario por Enrique Peña Nieto obedece a órdenes del Banco Mundial (BM) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que condicionan al país con recomendaciones que en la práctica pretenden privatizar la educación y convertir en obligatorias las llamadas “cooperaciones voluntarias”.

Manifestaron que la campaña mediática de desprestigio que se ha desatado en la radio, periódicos, televisión y hasta en el cine en contra de los maestros organizados en la CNTE, y en especial contra la Sección 22 del SNTE, es cada vez más sucia y agresiva.

Por otra parte, en Tabasco más de 400 mil alumnos de preescolar, primaria, secundaria y bachiller quedaron sin clases, debido a que aproximadamente mil 500 profesores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) marcharon hasta Palacio de Gobierno e iniciaron un plantón indefinido hasta que, advirtieron, se inicie un diálogo “serio” sobre la reforma educativa que, aseguraron, les quita conquistas sindicales.

Previamente, en rueda de prensa, el secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta, y el profesor Rodolfo Lara Lagunas, director del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Cobatab), rechazaron las acusaciones del SNTE de no respetar la autonomía sindical, pretender quitar la hora de lactancia, eliminar la carrera magisterial, el escalafón y otras prestaciones.

Ojeda Zubieta afirmó que la posición de Lara Lagunas –maestro de secundaria de Andrés Manuel López Obrador– “es irrenunciable”, y pidió a los maestros volver a las aulas.

Por su parte, Lara Lagunas informó que fueron despedidos 160 “aviadores” de la Secretaría de Educación, y que lo que se pretende es poner orden laboral “y quitar facultades al sindicato que no son de su competencia”.

(Con información de Noé Zavaleta, Ezequiel Flores Contreras, Pedro Matías y Armando Guzmán)

Comentar este artículo