Bloqueo de maestros pone en riesgo pago a burócratas en Guerrero

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La Secretaría de Finanzas y Administración (Sefina) del gobierno estatal advirtió que existe el riesgo de no pagar salarios a la burocracia local y a los trabajadores de organismos autónomos y del magisterio, debido a las movilizaciones de los integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG).

De acuerdo con el titular de la dependencia, Jorge Salgado Leyva, los maestros disidentes paralizaron a la Sefina con el bloqueo de los accesos de la sede del Poder Ejecutivo, al sur de esta capital, donde se encuentran sus oficinas centrales, y no podrá procesar las nóminas correspondientes.

“La Sefina comunica que se encuentra paralizada por falta de acceso a las áreas administrativas para procesar las nóminas correspondientes al pago de las quincenas del presente mes, derivado de que la primera debe pagarse el 14 y la segunda el 21, debido al periodo vacacional de Semana Santa del 25 al 30”, puntualizó en un comunicado.

Los salarios que podrían no ser cubiertos, añadió, son los de la burocracia estatal, órganos autónomos, magisterio estatal y telesecundarias, así como del magisterio del sistema federal, en virtud de que “el recurso es transferido por el gobierno federal a la Sefina”.

También están en riesgo las pensiones de jubilados del sistema estatal y las cuotas destinadas al organismo de previsión social del gobierno y del Sindicato Único de Servidores Públicos del estado de Guerrero (SUSPEG).

Por separado, la titular de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), Silvia Romero Suárez, ordenó retener el salario del personal docente y administrativo de al menos 261 planteles escolares que participan en el paro laboral impulsado por el magisterio disidente desde hace dos semanas, como parte de la movilización nacional en contra de las reformas laboral y educativa.

No obstante, fuentes oficiales señalaron que los trabajadores afectados tienen el derecho de argumentar ante la Contraloría los motivos de su ausencia en los planteles, a fin de evitar los descuentos salariales.

Mientras tanto, los dirigentes de la CETEG informaron que alrededor de tres mil docentes se sumaron en las últimas horas al paro laboral, y mantienen cerrados cinco mil de los más de 10 mil centros educativos de nivel básico donde laboran 80 mil trabajadores (docentes y administrativos), de acuerdo con datos oficiales.

Los maestros disidentes tienen tomadas las sedes de los poderes Ejecutivo y Legislativo en la entidad, donde instalaron campamentos y obstruyeron importantes vialidades de esta capital, mientras que estudiantes de las nueve normales públicas tomaron oficinas centrales de la SEG.

Hasta el momento ninguna autoridad estatal ha logrado desactivar las movilizaciones que tienen colapsado el sistema educativo en Guerrero.

Esta misma semana, el gobernador Ángel Aguirre condicionó el diálogo que demanda el magisterio disidente a cambio de la liberación de los edificios públicos que se encuentran tomados, pero la petición fue rechazada por los inconformes.

Comentar este artículo