Ocho razones para visitar (y descubrir) la Exhacienda de Chautla

La exhacienda de Chautla. Foto: Armando Gutiérrez
La exhacienda de Chautla.
Foto: Armando Gutiérrez

1
La Exhacienda de Chautla reúne historia, arquitectura y naturaleza en un solo lugar, donde las leyendas y el misterio confluyen entrelazándose con la realidad. A tan sólo una hora y media de la Ciudad de México, en el municipio de San Salvador El Verde, esta edificación es una de las más relevantes del estado de Puebla y forma parte primordial de su patrimonio.

2
Uno de sus principales encantos es un pequeño castillo del siglo XIX, que se ubica en el centro de un lago artificial, construido con tabiques rojos y resguardado por cuatro torres con aplicaciones en color blanco. Es famoso por haber sido escenario para la filmación de películas, series, telenovelas y videos musicales.

3
En sus 60 hectáreas, la ExHacienda “esconde” amplios jardines de estilo inglés, senderos boscosos, una capilla, un museo con numerosas piezas de valor histórico y una cocina de talavera poblana, donde el visitante podrá darse una idea sobre cómo funcionaba este feudo, uno de los mejor organizados de su época y que contaba con una tecnología agropecuaria muy avanzada.

La exhacienda de Chautla. Foto: Armando Gutiérrez

4
La historia de la Exhacienda se remonta al siglo 18, concretamente en el año 1777, cuando se convierte en parte del marquesado de Selva Nevada. En ese entonces era una sola propiedad de una amplia extensión e incluía pueblos y ranchos de los estados de Puebla y Tlaxcala. Un siglo después pasó a manos del arzobispo de Oaxaca, Eulogio Gillow y Zavala, de ascendencia inglesa, quien alrededor de 1877 era uno de los personajes más influyentes de la Iglesia católica en México. Durante la Revolución Mexicana, la propiedad fue expropiada y comenzó a deteriorarse considerablemente.

5
En la actualidad está bajo el resguardo del Instituto para la Asistencia Pública del Estado del Puebla y ofrece múltiples actividades recreativas que van desde caminatas, campo de futbol rápido, paseos en lancha, pesca y áreas para acampar. Recorrer todo el conjunto es una buena opción para relajar los sentidos, sin desperdiciar la oportunidad de contemplar un atardecer francamente esplendoroso.

6
Visitar la Exhacienda no sólo implica recreación sino también contribuir con una noble causa, ya que los recursos que se recaudan por concepto de entrada (40 pesos), se utilizan para apoyar a personas con discapacidad o que padecen enfermedades como insuficiencia renal, sida y cáncer.

La exhacienda de Chautla. Foto: Armando Gutiérrez

7
Aunque en los últimos meses el conjunto está en remodelación, ofrece la opción de acampar a grupos pequeños o grandes, escolares o ejecutivos, en casas de campaña o en habitaciones. Además, el castillo está siendo acondicionado como hotel-café-bar. Para informes y costos, (01-248) 481-00-52.

8
El visitante tiene la decisión de hacer un paseo por un día o todo un fin de semana. Hay visitas guiadas viernes, sábado y domingo de 8:00 a 17:00 horas. Llegar es fácil: desde la Ciudad de México es preciso salir de la terminal Tapo (línea 1 o línea B del Metro) por autobuses Estrella Roja, con destino a San Martín Texmelucan. En ese poblado tomar un camión con dirección a San Lucas El Grande y a aproximadamente 4 kilómetros se encontrará la entrada. En automóvil, tomar la autopista México-Puebla, desviándose hacia San Martín Texmelucan. Adelante de San Martín, siguiendo los señalamientos, a unos 4 kilómetros, se hallará una desviación del lado derecho hacia un camino adoquinado el cual conduce a la Exhacienda.

La exhacienda de Chautla. Foto: Armando Gutiérrez

Comentar este artículo