‘Bienvenida la competencia’, dice Azcárraga; Slim calla

Emilio Azcárraga, dueño de Televisa. Foto: Octavio Gómez
Emilio Azcárraga, dueño de Televisa.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- La ausencia de los principales concesionarios de radio y televisión enmarcó la presentación de una reforma en telecomunicaciones calificada por todos sus promotores como “histórica” y que, incluso, fue saludada por los presidentes de la Cofetel, Mony de Swaan, y de la Comisión Federal de Competencia (CFC), Eduardo Pérez Motta, como resultado de la autonomía de los dos principales entes reguladores del sector.

En un comunicado, Grupo Televisa evitó calificar la reforma y sólo informó que “ha realizado inversiones importantes y se ha preparado para competir ahora en un campo más parejo, con nuevas reglas del juego, como las que contempla la reforma, que toma en consideración las asimetrías existentes en el sector”.

Grupo Televisa, adelantó, “continuará invirtiendo en la producción de los mejores contenidos”.

El consorcio también ofreció  seguir participando en el mercado del triple play (servicios de televisión restringida, acceso a Internet de banda ancha y telefonía fija y móvil) “a mejores precios y mejor calidad”.

Previamente, el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga, saludó la iniciativa. En su cuenta de Twitter escribió: “Bienvenida la competencia”.

Por su parte, América Móvil, la concentradora de Telmex y Telcel, recibió “con beneplácito” la iniciativa de reforma y celebró “la apertura de una nueva etapa en el desarrollo” del sector y que los cambios estén centrados “en mayores inversiones e innovación tecnológica”.

En un comunicado de cinco puntos, la empresa dirigida por Carlos Slim también hace “un amplio reconocimiento” al objetivo de estas reformas constitucionales para “ampliar los derechos de los mexicanos en materia de libertad de expresión, promoción de la educación y la cultura y acceso a las tecnologías de la información”.

La empresa más grande de telefonía móvil en el país y de telefonía fija también apoyó la propuesta de incrementar al ciento por ciento la inversión extranjera en telecomunicaciones, “factor necesario para incrementar la demandante inversión, tanto local como externa, que requiere el sector”.

América Móvil sostuvo que “coincide ampliamente en que las tecnologías de la información son un motor de desarrollo social y económico, así como en la necesidad de impulsar la cobertura universal de estos servicios a precios competitivos, en beneficio del consumidor, en condiciones de competencia, garantizando el acceso de todos los sectores socioeconómicos” a las telecomunicaciones y a la radiodifusión.

En su último párrafo, la compañía señalada por distintos observadores y competidores como un “monopolio”, afirmó que se suma a este esfuerzo de la reforma y reiteró su compromiso “de continuar invirtiendo intensivamente, compitiendo y reduciendo los precios al público”.

En su comunicado, la compañía del hombre más rico del mundo no comentó alguno de los aspectos más polémicos o relevantes de la iniciativa, como son la conformación de un nuevo órgano regulador con autonomía constitucional, las medidas de must carry y must offer para señales de televisión abierta y televisión restringida, pero con candados hacia consorcios que tengan más de 50% del mercado, entre otros.

Por su lado, Grupo MVS, de la familia Vargas, saludó y dio la bienvenida” a la reforma redactada por el Consejo Rector del Pacto por México, y consideró que lo plasmado en esta iniciativa “es trascendente y de largo alcance”.

No obstante, Grupo MVS advirtió en su comunicado:

“Estaremos atentos tanto a la instrumentación como del debate que genera una propuesta de estas dimensiones”.

Uno de los cambios más polémicos incluidos en la reforma, el servicio de must carry y must offer, ha sido una de las principales demandas de MVS, principal accionista de Grupo Dish, sistema de televisión restringida vía satélite que se ha presentado como uno de los más fuertes competidores de Sky y de Cablevisión, filiales de Grupo Televisa.

Eduardo Pérez Motta, presidente de la CFC, consideró que esta reforma es coincidente con las determinaciones que ha tomado este organismo antimonopolios en materia de licitación de dos nuevas cadenas de televisión abierta (en las que no podrán participar ni Televisa ni Televisión Azteca, las dos compañías dominantes), de must carry y de must offer, de interconexión telefónica y disminución de tarifas.

“Esta es una iniciativa más amplia que fortalece al organismo”, afirmó en breve rueda de prensa al salir del acto de presentación de la reforma, realizado en el Museo Tecnológico de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Mony de Swaan, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), consideró que el nuevo organismo regulador, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), será un logro en la medida que garantice la autonomía y su fortaleza frente al gobierno federal y ante las poderosas empresas del sector.

Aleida Calleja, presidenta de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), dijo que uno de los principales avances es que se incorpora a las telecomunicaciones al texto constitucional como “un servicio público de interés general”.

“Hay que estar pendientes de lo que suceda en el Congreso. Esto apenas comienza”, alertó Calleja, quien también resaltó la inclusión de la prohibición a la “publicidad integrada”, una de las prácticas más generalizadas entre las compañías de televisión y de radio comerciales más importantes.

La “publicidad integrada” es la práctica de presentar como información noticiosa, entrevistas o crónicas lo que, en realidad, es propaganda a favor de algún político o funcionario.

Durante décadas, tanto Grupo Televisa como TV Azteca, como los propios políticos involucrados, han negado que existan convenios subrepticios para difundir publicidad integrada.

Reacción en la Bolsa

Una hora antes de que se conociera el documento final que plantea reformar ocho artículos constitucionales –especialmente el 6º, 7º, 27 y 28–, así como una decena de artículos transitorios, en la Bolsa Mexicana (BMV) el valor de las acciones de América Móvil (Telmex-Telcel) y de Televisa retrocedieron 2.64 y 1.36%, respectivamente.

En contraste, los títulos de las pequeñas compañías telefónicas Axtel y Maxcom registraron un alza de 5.62 y 4.26%, respectivamente.

Comentar este artículo