Desconoce PAN a admirador de Hitler, como líder en Edomex

MÉXICO, D.F. (apro).- Oscar Sánchez Juárez, un confeso admirador del dictador Adolfo Hitler, no será presidente del Partido Acción Nacional (PAN) en el Estado de México, luego de que el CEN no lo ratificó en el cargo, por lo que deberá celebrarse una nueva elección en esa entidad.

Casi cuatro meses después de la elección del 24 de noviembre, cuando Sánchez Juárez ganó por un solo voto en el Consejo Estatal, y cuyo triunfo fue impugnado por su adversario Jorge Inzunza, el Comité Ejecutivo Nacional por fin sometió a votación el caso, luego de que en al menos dos ocasiones se rompió el quórum.

Inzunza y sus seguidores en el Estado de México acusaron al presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, de proteger a Sánchez Juárez por ser allegado al exsenador y diputado local Ulises Ramírez, quien encabeza el grupo que controla ese partido en la entidad, a su vez identificado como aliado del gobierno priista, primero con Enrique Peña Nieto y ahora con Eruviel Ávila.

Hace apenas tres semanas, el 26 de febrero, Sánchez Juárez tomó posesión como presidente estatal porque Madero hizo uso de una facultad que le dan los estatutos, pero ahora el CEN, por 19 votos a favor y 14 en contra, no lo ratificó en el cargo, por lo que deberá convocarse a una nueva elección.

Dos días después de la elección de Sánchez Juárez como presidente en el Estado de México, el lunes 26 de noviembre, el historiador Enrique Krauze calificó el hecho como un “acto detestable”; y aseguró que ese partido “vuelve a uno de sus orígenes, el fascismo”.

En su cuenta de Twitter, Krauze escribió: “El PAN vuelve a uno de sus orígenes, el fascismo: elige a Oscar Sánchez, admirador de Hitler, como su dirigente en Edomex. Acto detestable.”

Durante su campaña por la senaduría, Sánchez Juárez declaró su simpatía por el dictador alemán y por el emperador Julio César, en una entrevista con la reportera Irma Valadez, del diario Reforma.

“Fueron hombres que trascendieron en la historia, que dominaron el mundo, a lo mejor no de la manera más convincente para todos, pero admiro el liderazgo que ambos tenían para que miles de gentes estuvieran dispuestas a dar la vida por ellos”, expresó el panista, lo que generó una protesta de miembros de la comunidad judía.

Ante ello, el PAN se deslindó de las expresiones de Sánchez Juárez y la propia excandidata presidencial de ese partido, Josefina Vázquez Mota, se disculpó con la comunidad judía, y dijo que ese personaje no debía estar en la boleta, pero siguió y quedó en tercer lugar.

Luego de la elección interna que oficialmente ganó por un voto, y que fue calificada por una y otra parte como “un cochinero” por la manipulación de órganos partidarios, expulsiones, amenazas y compra de votos hasta en 150 mil pesos”, Sánchez Juárez aseguró, en entrevista con el reportero, que la comunidad judía lo quiere, porque votó por él.

Comentar este artículo