Avalan diputados reforma a telecomunicaciones; Slim, el más afectado

Sesión en el Palacio Legislativo de San Lázaro. Foto: Germán Canseco
Sesión en el Palacio Legislativo de San Lázaro.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Con 414 votos a favor fue aprobado en la Cámara de Diputados el dictamen de reforma constitucional en materia de telecomunicaciones.

Alrededor de las cuatro de la mañana y tras 17 horas de discusión, la Cámara Baja aprobó en lo general y particular la reforma, que ahora será enviada al Senado.

La reforma fue aprobada sin hacer cambios al dictamen avalado a las diez de la noche. Durante la madrugada, legisladores del PRD, PT y Movimiento Ciudadano presentaron reservas a la ley, que fueron desechadas por no ser discutidas ampliamente durante las negociaciones.

Van contra Slim 

Por la noche del jueves, luego de siete horas de negociaciones entre PRI, PAN, PRD y PVEM, que contaron en todo momento con la presencia de integrantes del Consejo Rector del Pacto por México, se subió al pleno la iniciativa presentada el pasado 11 de marzo por Enrique Peña Nieto, pero con 12 modificaciones.

El principal cambio que, incluso, motivó fricciones el pasado miércoles entre las fracciones parlamentarias porque, supuestamente, afectaba los intereses de Carlos Slim y beneficiaba a Emilio Azcárraga, de Televisa, fue nuevamente cambiada y consensuada por los cuatro partidos.

Sin embargo, en una lectura detenida, se puede establecer que a Carlos Slim se le coloca un callejón sin salida que lo llevaría a peder varios millones de pesos.

El punto en cuestión, que el PRI pretendió imponer, fue negarle a las televisoras satelitales, como Dish, la gratuidad de la retransmisión de los canales de televisión abierta (Televisa y TV Azteca). Este apartado se modificó de modo que dichas empresas satelitales deberán retransmitir por obligación las señales de televisión abierta de las cadenas que tengan presencia en más del 50% del territorio nacional.

Así se indica en el artículo 8 transitorio, sin embargo, más adelante se establece que aquellos agentes económicos preponderantes no tendrán derecho a tal gratuidad.

Luego se menciona que a los agentes preponderantes que se beneficien de la regla de gratuidad se les quitará la concesión cuando se beneficien a través de otros concesionarios.

Lo anterior significa que Dish tiene la obligación de retransmitir los programas de la televisión abierta, pero si está asociada con otro agente preponderante, como Telmex, entonces, no sólo se le quitará la gratuidad de la trasmisión, sino que además, Slim estará en riesgo de perder las concesiones de Telmex y de Dish.

En otras palabras Carlos Slim tiene que optar por romper su acuerdo de facturación con Dish o pagar por la retransmisión de los programas de Televisa y TV Azteca.

Así, en el dictamen los diputados ponen en una encrucijada a Slim y benefician, finalmente, a Emilio Azcárraga con este fraseo nuevo.

Es decir, entre las incorporaciones a la ley figura el cambio a los conceptos de must carry (obligación de la televisión satelital de ofrecer gratuitamente los canales de televisión abierta) y must offer (obligación de las televisoras abiertas de ofrecer de manera gratuita sus canales a concesionarios de TV restringida).

El artículo 8 transitorio establece en el must carry que “los concesionarios de televisión restringida vía satélite sólo deberán retransmitir obligatoriamente las señales radiodifundidas de cobertura de cincuenta por ciento o más del territorio nacional. Todos los concesionarios de televisión restringida deberán retransmitir las señales radiodifundida por instituciones públicas federales”.

Luego establece que los concesionarios de telecomunicaciones o radiodifusión o “como agentes económicos preponderantes” en los términos de este decreto, “no tendrán derecho a la regla de gratuidad de los contenidos de radiodifusión o de la retransmisión gratuita”.

Y la parte que afecta a Carlos Slim es el llamado must offer; en el mismo artículo octavo se indica “El Instituto Federal de Telecomunicaciones sancionará con la revocación de la concesión a los agentes económicos preponderantes o con poder sustancial que se beneficien directa o indirectamente de la regla de la gratuidad, a través de otros concesionarios, sin perjuicio del pago de las contraprestaciones que correspondan. También se revocará la concesión a estos últimos”.

La empresa Dish tiene acuerdo de facturación con Telmex, por lo que el principal afectado es Carlos Slim, quien tendrá que romper este acuerdo.

Es decir, si quiere que la televisión abierta le ofrezca gratuitamente sus canales para retransmitirlos en Dish deberá “pagar” o, romper su acuerdo de facturación con lo cual podría perder usuarios.

La nueva ley aprobada establece también la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) y revoca la opinión no vinculante del Ejecutivo federal para otorgar concesiones, cambiándola por la opinión técnica del secretario de Comunicaciones y Transportes. El Ifetel será la instancia que autorice, amplíe o revoque las concesiones.

Además, la nueva ley establece que para determinar quién es un agente económico preponderante, se tomarán en cuenta los siguientes aspectos:

Número de usuarios, suscriptores, audiencia, tráfico en sus redes o su capacidad utilizada.

También, la nueva ley abre al 100% la inversión extranjera en telecomunicaciones y vía satelital, esto sin importar, si en el país origen de la inversión se acepta que los mexicanos tendrán las mismas condiciones de inversión.

Por lo que se refiere a la radiodifusión, que comprende la televisión abierta y la radio, la nueva ley estable una inversión extranjera de hasta el 49%, siempre y cuando en el país origen de la inversión se acepte la participación mexicana en los mismos términos. Esto es lo que llamaron la cláusula de reciprocidad que se aprobó de última hora.

Finalmente, la ley garantiza el derecho a la banda ancha de todos los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones a la ciudadanía.

 

 

 

Comentar este artículo