Sochi 2014: Los juegos más caros de la historia

Medveded y Putin. Afanes faraónicos. Foto: Reuters / RIA Novosti
Medveded y Putin. Afanes faraónicos.
Foto: Reuters / RIA Novosti

“Rusia no ha dejado de ser una gran potencia”, es el mensaje que el presidente Vladimir Putin desea enviar al mundo con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, para los que no ha reparado en gastos, muchos de ellos suntuarios. Pero en la construcción de infraestructura prevalece la corrupción, denuncian voces de la oposición y señalan que los principales contratistas son empresarios de oscuro pasado que tienen relaciones de amistad con el mandatario.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Los enormes contadores electrónicos instalados en la Plaza Manezh de Moscú y en los centros de las nueve principales ciudades rusas indican los días que faltan para el inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, en las costas del Mar Negro, que ya tienen el primer récord mundial: serán los más caros de la historia.

A menos de un año de su inicio su costo ya llega a 51 mil millones de dólares, cinco veces más de lo estimado inicialmente. Los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, que habían sido los más caros, costaron 40 mil millones de dólares; en los de Londres 2012 se gastaron 19 mil millones y en los anteriores Juegos de Invierno (Vancouver 2010) se desembolsaron 3 mil 600 millones de dólares.

En 2007 el presidente ruso Vladimir Putin viajó a Guatemala y habló en inglés, francés y ruso para lograr que el Comité Olímpico Internacional eligiera a Sochi como sede de los Juegos de Invierno para 2014. Ofreció construir un país de las maravillas olímpico, incluyendo un tren de alta velocidad que llevará a los espectadores desde el mar hasta las montañas en tiempo récord.

Sochi es el balneario del Mar Negro donde los zares vacacionaban, donde Stalin descansaba y donde Mijail Gorbachov fue retenido por los golpistas en agosto de 1991; la ciudad que con sus sanatorios y hoteles de estilo soviético es el sitio de veraneo de millones de rusos y escenario de numerosas películas.

Este balneario subtropical, a pocos kilómetros de la cordillera del Cáucaso, será la ciudad más calurosa que haya realizado los juegos invernales, pues su temperatura en la costa asciende a 10 grados en febrero. Pero transformar un balneario en centro invernal tiene enormes costos, pues casi la totalidad de las instalaciones y de la infraestructura deberán empezar desde cero.

Según el viceprimer ministro Dmitry Kozak, encargado de supervisar la preparación de los juegos, se realizarán cerca de 400 obras. Los complejos deportivos centrales son dos: el primero, sobre la costa, incluye el Estadio Olímpico Central, llamado Fisht, con capacidad para 40 mil personas y cinco arenas de hielo, así como hoteles y centros de prensa. Y el segundo, el de las montañas, donde se realizarán las competencias de esquí y snowboard, entre otras.

La consultora Morgan Stanley calcula que los gastos destinados a infraestructura equivaldrán a 7% del PIB por lo menos hasta 2018, año en el que se realizará en Rusia el Mundial de Futbol, según difundió la agencia Reuters el pasado 21 febrero.

 

Corrupción

 

El 6 de febrero, a un año de que comiencen los juegos, tras una visita para revisar el estado de las obras, Putin despidió al vicepresidente del Comité Olímpico, Ahmed Bilalov, por el retraso y el aumento del presupuesto en la construcción del complejo de trampolines de nieve, cuyo costo subió de 40 a 265 millones de dólares. La constructora del complejo pertenece a Bilalov.

Alexei Navalny, político opositor a Putin, escribió en su blog ese mismo día que según cálculos oficiales, la venta de entradas para los Juegos de Sochi alcanzará 250 millones de dólares. “Si se toma en cuenta sólo el dinero de más gastado en una sola construcción, podrían permitir el ingreso gratis a los Juegos de todos los ciudadanos rusos”, concluyó.

El pasado miércoles 6, Sergei Stepashin, jefe de la Comisión de Cuentas de Rusia, presentó al Parlamento su informe anual en el que denunció que Olympstroi, la compañía estatal responsable de la construcción de la infraestructura en Sochi, sobreestimó costos por más de 500 millones de dólares.

El informe dice que los ejecutivos de la compañía “crearon las condiciones para un aumento injustificado en los costos estimados de las instalaciones deportivas” y que “los responsables de la corporación tomaron decisiones que aumentaron el costo de la construcción de las instalaciones, sin que se justifiquen los nuevos gastos”.

El mes anterior el jefe de Olympstroi, Víctor Luchinkin, dejó su cargo bajo sospecha de que desvió 30 millones de dólares. En junio de 2012 el Ministerio del Interior inició una investigación por desvío de 5.6 millones de dólares en la construcción del Estadio Olímpico Central, el estadio de hockey, la pista de patinaje y otras instalaciones. En 2010, acusaciones de corrupción ocasionaron la renuncia del anterior director de Olympstroi, Taimuraz Bolloev. Olympstroi ha tenido cuatro jefes desde su creación en 2007.

En noviembre de 2012 la misma Comisión de Cuentas denunció que se “gastaron inapropiadamente” 490 de los 20 mil millones de dólares destinados a la realización de obras en Vladivostok, con motivo de la celebración ese mes de la Cumbre Asia-Pacífico, que incluyó la construcción de un puente de tres kilómetros que costó más de mil millones de dólares.

La obra más cara para los Juegos Olímpicos de Sochi será la autopista Adler-Krasnaya Poliana, que con una distancia de 50 kilómetros unirá los centros deportivos de la costa y de las montañas. Su construcción, con un conjunto de puentes y túneles entraña gran dificultad técnica.

Boris Nemtsov, oriundo de Sochi, exvicejefe del gobierno ruso entre 1997 y 1998 y uno de los principales dirigentes de la oposición política, escribió en la revista New Times, el 18 de febrero de 2013, que desde 2006 hasta hoy el precio de construir esta autopista subió dos veces y media. “Un kilómetro costará casi 200 millones de dólares”, dice Nemtsov.

Y añade: “Con base en los precios mundiales, el costo de la autopista debería ser de 6 mil 132 millones de dólares, pero según las cifras de 2009 llegaría a 9 mil 404 millones: 50% más”. Con este dinero, estima, “se podrían construir 4 millones 700 mil metros cuadrados de vivienda para 235 mil familias”.

En su blog personal Egor Bychkov, periodista del diario Taguilski Variant, calculó todo lo que se podría hacer con los 51 mil millones de dólares que se gastarán en los Juegos. Asegura que se podría construir una piscina olímpica, una pista de hielo, un estadio y un gimnasio en cada una de las mil 100 ciudades de Rusia, y regalar a cada joven de entre 5 y 25 años un balón de futbol Adidas oficial, un balón de basquetbol Spalding o una pelota de voleibol, más patines de esquí y rollers.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1900 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentar este artículo