Ambientalistas exhiben inconsistencias en el proyecto Dragon Mart

CANCUN, Q. Roo (apro).- La agrupación Voces Unidas de Puerto Morelos denunció hoy que en los planos presentados por los promotores del proyecto Dragon Mart al estatal Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental (Inira) y la dirección municipal de Desarrollo Urbano (DMDU) de Benito Juárez (Cancún) existen ocho diferencias.

Además, aseguró que el proyecto incumple 16 criterios generales del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) del ayuntamiento.

En una carta, los ambientalistas solicitaron al alcalde Julián Ricalde Magaña y al director municipal de Desarrollo Urbano, Humberto Aguilera, que no otorguen la licencia de construcción para el proyecto del Dragon Mart.

Los vecinos de Puerto Morelos, que se encuentra a 30 kilómetros de Cancún, justo donde se ubica el predio El Tucán, advirtieron que por las diferencias en los planos queda sin efecto la manifestación de impacto ambiental (MIA) autorizada por el gobierno estatal.

“El plano arquitectónico presentado por el promoverte para la evaluación de la solicitud de la licencia de construcción no cuenta con la autorización en materia de impacto ambiental, debido a que existen diferencias significativas entre éste y el autorizado por el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del Estado de Quintana Roo.

“Las diferencias enlistadas son suficientes para señalar que el proyecto presentado para la solicitud de licencia de construcción no es el mismo que el autorizado en materia de impacto ambiental, por lo tanto, de aprobarse la licencia de construcción se estaría careciendo de los elementos del análisis de impacto ambiental y de su autorización en la materia”, señalaron los activistas en la carta.

Entre otras diferencias detectadas, los activistas refirieron el área y la distribución de viviendas, así como la definición de la extensión del recinto ferial y de los polígonos del complejo comercial.

De igual modo, advirtieron que en un plano los promotores del proyecto establecen “áreas verdes” y en otro “áreas de expansión”.

Por otra parte, en cuanto al incumpliendo de los criterios generales del programa municipal de ordenamiento ecológico, los ambientalistas advierten en la misiva que el proyecto presenta una superficie desmontada mayor a la señalada en los lineamientos establecidos para esa zona.

También destacan que los promotores no han acreditado el cambio de uso de suelo en materia de impacto ambiental del predio ante la Semarnat.

Otro de los incumplimientos apunta a la cantidad de viviendas que pretende el proyecto, acciones que corresponden a un asentamiento humano y por tanto sujetas a la aprobación de un programa de desarrollo urbano.

Los activistas advierten además que el proyecto se encuentra fuera de centros urbanos y no está decretado como centro de población, por lo tanto no aplica ni el Programa Parcial ni el Programa de Desarrollo Urbano.

Asimismo, refieren que en el proyecto no se especifican las acciones y medidas para la prevención de contaminación al manto freático.

En otro asunto, advirtieron que los promotores pretenden hacer pasar un desarrollo comercial como un proyecto turístico inmobiliario.

“El proyecto Dragon Mart no puede considerarse turístico, ya que las actividades descritas que pretenden llevar a cabo no coinciden con aquellas desglosadas para ese uso de suelo.

“En los planos arquitectónicos para la solicitud de la licencia de construcción lo describen como un complejo de desarrollo urbano que incorpora áreas tales como centro comercial y de negocios, plazas culturales, áreas de jardines exteriores y restaurantes, estacionamientos, bodegas y residencial turístico”, acusaron los activistas.

Comentar este artículo