Identifican sólo 109 de 351 cuerpos de narcofosas en Durango

DURANGO, Dgo. (apro).- A dos años de haberse descubierto en esta entidad la primera de 15 fosas clandestinas utilizadas por delincuentes para sepultar a sus víctimas, únicamente han sido identificados 109 de los 351 cadáveres depositados en ellas.

Lo anterior, pese a que en el proceso forense ha intervenido la Procuraduría General de la República (PGR) y a que el gobierno estatal invirtió 13 millones de pesos en equipo especializado para realizar pruebas genéticas.

La cifra, corroborada por la titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Sonia Yadira de la Garza, equivale apenas a 31% del total de los fallecidos, entre los que se encuentran policías de diversas corporaciones, miembros de grupos delictivos y personas secuestradas que jamás fueron liberadas.

Refirió, sin precisar cifras, que hay otros perfiles genéticos ya elaborados; sin embargo, son muchos los casos en los que no existe denuncia por desaparición u homicidio, razón por la que no ha sido posible cruzar los datos.

Hasta julio de 2012 sumaban 15 predios de distintos puntos del estado en que fueron inhumados ilegalmente los restos de esas personas; las ‘narcofosas’ fueron localizadas en los municipios de Durango, Lerdo, Cuencamé, San Juan del Río, Santiago Papasquiaro y Pueblo Nuevo.

El primer hallazgo de este tipo se realizó el 11 de abril de 2011 en la capital del estado: la mañana de ese día, un grupo formado por al menos 30 policías federales se apostó en un predio de avenida Constituyentes, al oriente de la ciudad, tras una presunta denuncia anónima que indicaba la existencia de cadáveres sepultados clandestinamente en ese sitio.

Los uniformados comenzaron a realizar excavaciones manuales y descubrieron indicios de restos humanos en el terreno, que hasta un par de meses antes había funcionado como taller mecánico.

Luego de la intervención de maquinaria pesada, de ese sitio se exhumaron un total de 55 cadáveres.

El sitio, aledaño a un colegio privado, permanece clausurado desde entonces; el segundo espacio utilizado para el mismo fin se localizó a menos de un kilómetro de distancia, en el fraccionamiento Provincial y se ubica junta al Centro de Bachillerato Tecnológico, Industrial y de Servicios 110.

Hasta la fecha existe una decena de detenidos como presuntos responsables de las fosas clandestinas, entre los que se destacan Bernabé Monje Silva, El M14, capturado unos días antes de que se localizaran los sepulcros, quien fue capturado junto a dos de sus cómplices.

A la fecha, además, permanece prófugo Luis Alfonso Guevara Guevara, El Güero Balas; la PGR ofrece una recompensa de 3 millones de pesos a quien dé informes que auxilien en su localización.

Comentar este artículo