“La Moña” iba a ser detenido, pero “se nos adelantaron”: Graco

CUERNAVACA, Mor. (apro).- En la lucha que sostienen las organizaciones criminales “Los Rojos” contra “Guerreros Unidos” por la venta de drogas en la entidad, otras organizaciones han intentado penetrar al estado, como La Familia Michoacana, reveló el gobernador Graco Ramírez.

El mandatario morelense rechazó en inicio la existencia de más organizaciones de narcotraficantes operando en Morelos; en todo caso, dijo, hubo el intento de La Familia Michoacana de pelear la plaza pero “se retiraron”, aunque aceptó que hay intentos de otros grupos por entrar a Morelos.

Graco Ramírez dijo que el líder heredero de la organización criminal “Los Rojos”, Antonio Román Miranda, La Moña, estuvo a punto de ser detenido por grupos de inteligencia, pero “se nos adelantaron los grupos contrarios”.

Román Miranda apareció muerto el pasado sábado por la noche, a un costado de la carretera Tequesquitengo-Tehuixtla, en la zona sur del estado.

De acuerdo con el Servicio Médico Forense (Semefo), La Moña tenía varios impactos de bala en el abdomen, así como el tiro de gracia en la cabeza.

Graco Ramírez aseguró que grupos de inteligencia le “pisaban los talones” a La Moña, y sugirió que grupos criminales a los que no les convenía su detención por la información que podía proporcionar a las autoridades, se adelantaron y lo asesinaron.

Negó que el hecho de que se le hayan adelantado al gobierno del estado con la detención, ello no significa que los grupos criminales sean superiores. “Ya no estamos superados por el crimen como ocurría en el pasado”.

Aseguró que la muerte de Antonio Román es consecuencia de las detenciones de grupos criminales que se pelean el control de la venta de droga en territorio morelense.

Román Miranda sobrevivió, al igual que su jefe Crisóforo Rogelio Maldonado Jiménez, El Bocinas, a un ataque armado del grupo antagónico “Guerreros Unidos”, ocurrido el 10 de diciembre del 2012, cuando circulaban sobre avenida Plan de Ayala, al oriente de la capital de Morelos.

Crisóforo fue llevado al hospital del IMSS; días después, gracias a una suspensión provisional, logró que lo trasladaran a Médica Sur de Tlalpan, Distrito Federal, donde finalmente sicarios disfrazados de enfermeros penetraron a su habitación y lo ejecutaron.

El día del ataque, Antonio Román fue trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), pero evadió al resto de las policías ayudado por elementos de la Policía Ministerial, que ahora son vinculados a proceso cinco.

Comentar este artículo