Diputada del PRD en Guanajuato: la unión entre homosexuales “no es normal”

GUANAJUATO, Gto. (apro).- Cientos de personas se manifestaron este jueves afuera del Congreso local para protestar contra la iniciativa de ley de sociedades de convivencia promovida por el grupo parlamentario del PRI.

Los inconformes fueron recibidos por la coordinadora de la bancada del PRD, Georgina Miranda, quien manifestó su rechazo a dicha iniciativa porque, dijo, la unión entre homosexuales o su derecho a la adopción “no es una cosa normal”.

Añadió:

“En el PRD no estamos a favor de eso, porque quién le va a enseñar a esa criatura… o sea, no es una cosa normal, entonces quién es el papá o quién es la mamá”.

De su lado, los manifestantes exhibieron mantas y gritaron consignas de rechazo a los matrimonios gay y a la adopción por parte de homosexuales.

“¡Diputado naciste, mamá y papá tuviste!”, gritó el contingente, mientras una comisión, encabezada por Enrique Romero Hicks, hermano del exgobernador y actual senador, Juan Carlos Romero Hicks), era recibida por la legisladora priista Éricka Arroyo Bello, la promovente de la iniciativa–, el panista Alfonso Ruiz Chico y la perredista Georgina Miranda.

Enrique Romero ya había anunciado con anterioridad que pediría a los legisladores especificar en la Constitución y las leyes civiles del estado que el matrimonio debe celebrarse “entre un hombre y una mujer” y, por tanto, que rechazaran la iniciativa impulsada por el PRI, al considerar que “no es natural” que parejas de un mismo sexo puedan unirse bajo un esquema jurídico reconocido por el Estado y adoptar.

Durante la reunión con los inconformes, Arroyo Bello defendió la iniciativa y pidió tolerancia y respeto a los derechos de todos y todas. Sostuvo que de ser aprobada, la sociedad de convivencia no será impuesta a nadie, sino que se acogerán a ella quienes así lo deseen.

La priista aprovechó para tachar de incongruente a la diputada perredista Georgina Miranda, quien calificó de “anormal” la homosexualidad.

Al ser abordada por los medios, la coordinadora perredista matizó su comentario y aseguró que respeta los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero no la posibilidad de adoptar.

“Yo no estoy en desacuerdo en que se casen dos personas del mismo sexo, cada quien su vida… (pero) me pregunto si dos mujeres adoptan un hijo, quién es el papá y quién es la mamá, está difícil saber quién es el papá y la mamá”, ratificó.

Cuando los manifestantes emprendieron la retirada del Congreso local, alrededor de 10 personas arribaron al lugar y levantaron varios carteles con mensajes en los que pidieron respeto al derecho ajeno y se manifestaron a favor de la unión de parejas del mismo sexo y la adopción por parte de éstas.

“El amor a un hijo no lo define el género. Lo antinatural es ir en contra del amor”, decía una de las pancartas.

Una ley contra la discriminación: PRI

La iniciativa de ley de sociedades de convivencia para Guanajuato fue presentada a fines de febrero. En esa ocasión, integrantes de la comunidad gay se presentaron al recinto legislativo con el propósito de asistir a la sesión, pero el secretario del Congreso, el panista Salvador Márquez Lozornio, les impidió el acceso.

En la exposición de motivos, Arroyo Bello subrayó que su propuesta se fundamenta en la perspectiva constitucional que prohíbe toda forma de discriminación.

En la iniciativa presentada por la priista, la sociedad de convivencia se define como “el acto jurídico bilateral que se constituye cuando dos personas físicas de diferente o del mismo sexo, mayores de edad y con capacidad jurídica plena, establecen un hogar común con voluntad de permanencia y de ayuda mutua”.

De acuerdo con a legisladora del PRI, esta nueva figura no pretende interferir con la institución del matrimonio ni restarle valor jurídico a la familia, tampoco impide la práctica del concubinato y mucho menos modificará las normas vigentes relativas a la adopción.

“Legislar en esta materia resulta prioritario, ya que en los últimos años se han modificado las normas de convivencia en la sociedad”, dijo.

Añadió:

“Los modelos actuales han transformado las relaciones entre los géneros, por lo cual es elemental garantizar los derechos civiles, sociales y patrimoniales. Servirá para reconocer, aceptar y garantizar el pluralismo social en nuestro estado”.

Comentar este artículo