Caen seis presuntos asesinos de policías en Chihuahua

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Elementos del Ejército capturaron a seis presuntos responsables del asesinato de tres policías municipales y un civil en Gran Morelos el pasado 27 de abril.

De acuerdo con testigos, en el multihomicidio participaron alrededor de 20 sicarios que iban a bordo de tres vehículos.

Los seis supuestos asesinos fueron aprehendidos el pasado jueves en la colonia Los Arsenales, a unos 50 kilómetros de Gran Morelos.

Las autoridades les decomisaron dos fusiles calibre .308 y un fusil calibre 7.62X39, que al parecer fueron utilizados en los hechos, de acuerdo con el cotejo de los casquillos hallados en la escena del crimen.

Una de las armas aseguradas, una pistola calibre .9mm Pietro Beretta, pertenecía a uno de los agentes preventivos asesinados y fue sustraída por los detenidos, informó Carlos Mario Jiménez, fiscal de la Zona Centro.

En rueda de prensa, César Augusto Peniche, delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Chihuahua, reconoció que en marzo y abril hubo un repunte en los índices de homicidios en algunas zonas del estado, como la región centro-sur, aunque se negó a dar porcentajes.

Sobre el caso de Gran Morelos, explicó que los detenidos afirman que son exmilitares, por lo que se están cotejando sus datos con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los testigos señalaron que días antes de la masacre, los tres policías asesinados habían recibido amenazas de muerte si no trabajaban para el grupo delictivo que los victimó.

Los presuntos sicarios son Leonardo Carbajal Cebrero, de 41 años, originario del Estado de México; Victoriano Hernández Bautista, de 36, también de esa entidad; Uriel Olayo Solís, de 32, de Guerrero; Antonio Palma Ramírez, de 39 y también de Guerrero; José Ignacio Duarte Cazarín, de 22, del estado de Veracruz y Silvano C., de 17 años, originario de Guadalupe y Calvo.

Los seis serán consignados a la PGR por los delitos de delincuencia organizada y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y explosivos, mientras que por los homicidios de los agentes la Fiscalía pedirá tres cadenas perpetuas para cada uno; por el asesinato del civil, 50 años de prisión, penas que son acumulativas.

El delegado de la PGR y el fiscal aseguraron que continuarán la investigación para acreditar la relación de los presuntos criminales arrestados con otros hechos delictivos en la región.

Anunciaron además que intensificarán la presencia de fuerzas federales, estatales, municipales y del Ejército en esa zona del estado con el fin de prevenir delitos de alto impacto, pese a que el gobernador César Duarte Jáquez había asegurado que ninguna ciudad de la entidad sería vigilada por militares otra vez.

Comentar este artículo