Obtiene la película “La jaula de oro” el premio Pontecorvo

Imagen de la película.
Imagen de la película.

MÉXICO, D.F. (apro).- La película mexicana La jaula de oro, de Diego Quemada-Díez, ganó el premio Gillo Pontecorvo en la 66 edición del Festival de Cannes.

La presea se le asignó “a una joven promesa del cine hispanoamericano y a su opera prima que, en un camino claramente trazado por el cineasta italiano (Pontecorvo), para contar con el empeño social, vigor narrativo y frescura cinematográfica, la historia atemporal de un grupo de jóvenes migrantes”.

La película es protagonizada por “actores naturales” (todos son migrantes centroamericanos) seleccionados en numerosos castings en Guatemala y México. Participaron como extras más de 600 migrantes reales en tránsito hacia Estados Unidos. La Jaula de Oro se filmó en locaciones de Guatemala, Estados Unidos y las entidades mexicanas de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Morelos, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Sonora y Baja California.

Para Quemada-Diez es un documental-ficción porque graba todo el recorrido de los migrantes, con sus pesares, y a ello agregó una historia ficticia.

Premio de sentido social

La Jaula de Oro muestra “la pasión, la vivacidad, la inteligencia política y la integridad con la cual el cineasta italiano Gillo Pontecorvo trabajó para el gran sueño del cine”, según el comunicado de prensa de la producción.
Según el texto, Gillo, realizador de La batalla del ángel y Kapo, “siempre trabajó para poner a disposición su experiencia y todos los instrumentos necesarios para estimular y apoyar a los cineastas del futuro, sobre todo aquellos que portan la cultura latina”.

El Instituto Internacional para el Cine y el Audiovisual de los Países Latinos, en conjunto con la Asociación Gillo Pontecorvo, presidida por Picci Pontecorvo, son los que entregan el premio a una personalidad de la cultura, de la industria y a una institución que ha contribuido a desarrollar, mejorar y afianzar el cine en su interés cultural e industrial.

Gillo, a decir del documento, decía que “el cine debe estar escrito muy cerca del hombre, dentro del hombre, y debe de hablar del hombre, si no, no habla de nada, y la historia necesaria de La jaula de oro y el irresistible candor de los cuatro actores no profesionales que la interpretan están hoy a la altura de este reclamo”.

Proceso publicó en su edición 1907, actualmente en circulación, un texto sobre el largometraje mexicano que se puede consultar en el siguiente enlace: http://www.proceso.com.mx/?p=342629

Comentar este artículo