Grupos de autodefensa ordenan toque de queda en municipio michoacano

Guardias comunitarias en Coalcoman, Michoacán. Hartazgo. Foto: Octavio Gómez
Guardias comunitarias en Coalcoman, Michoacán. Hartazgo.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).-  Desde el domingo pasado los grupos de autodefensa ciudadana de Coalcomán, Michoacán establecieron un toque de queda durante las noches luego de que la población sufrió amenazas de muerte por parte de sicarios del grupo “Los Caballeros Templarios”, quienes siguen actuando a pesar de la presencia de militares y la Policía Federal en la región de Tierra Caliente.

El presidente municipal de Coalcomán, Rafel García Zamora, informó vía telefónica que el toque de queda comienza a las diez de la noche y termina a las seis de la mañana. Explicó que se  estableció como parte de las medidas de seguridad que han tomado las policías comunitarias tras las llamadas telefónicas que han recibido algunos de ellos con amenazas de muerte.

“Es con la finalidad de que no haya confusiones porque hay amenaza de aquellos amigos y el grupo de autodefensa no quiere cometer errores lamentables, por eso se están coordinando con la población para que si alguien tiene necesidad urgente de salir se les avise y no haya errores ni confusiones”, explicó en entrevista.

Dijo que esta medida seguirá hasta que se normalice la situación en este municipio de Tierra Caliente, cuyos habitantes decidieron rebelarse y tomar las armas desde mediados de este mes para protestar y protegerse del yugo establecido por los Caballeros Templarios.

Precisó que hay un acuerdo con el Ejército para que las policías comunitarias sigan operando armadas, pero sin mostrarlas en los retenes que establecieron en las entradas y salidas de la población. También se acordó que gente de los grupos de autodefensa acompañe a los militares en los operativos que están realizando en la zona.

El edil confirmó que han llegado más militares –en principio fueron seis mil–, que se encuentran en retenes y rondines de vigilancia en la carretera que comunica con Apatzingán.

García Zamora admitió que la presencia del Ejército y la Policía Federal ha dado más confianza a la población, pero advirtió que hasta el momento no se ha detenido a ningún miembro de los grupos delincuenciales.

Denunció que por teléfono gente de Coalcomán es amenazada con extorsiones y que miembros de la policía comunitaria es también amenazada de muerte por los delincuentes.

“Dicen que ya van a entrar a la población, esto empezó desde el sábado, a mí ni me han hablado, sino a los policías comunitarios. Por eso decidieron establecer el toque de queda, porque no se quieren confusiones”, dijo al explicar que no se quiere que haya gente caminando en la calle.

Explicó que los policías comunitarios se pusieron de acuerdo también con los comerciantes que tienen que salir temprano a trabajar y con los militares para no tener más problemas.

Dijo que de parte del gobierno del estado ya se tiene el apoyo que antes se negaba, pero que a pesar de esto y de la presencia militar, los integrantes del crimen organizado siguen amenazando a la gente.

Comentar este artículo