Asesinan a Alberto López Bello, periodista policiaco de ‘El Imparcial’ de Oaxaca

Alberto López Bello, reportero de El Imparcial. Foto: Especial
Alberto López Bello, reportero de El Imparcial.
Foto: Especial

OAXACA, Oax. (apro).- Por instrucciones del gobernador Gabino Cué, la Procuraduría General de Justicia de la entidad (PGJE) investiga las causas de la muerte del periodista Alberto López Bello, cuyo cuerpo fue encontrado este miércoles en el paraje La Humedad, junto con Arturo Alejandro Franco Rojas, un empleado municipal.

Manuel de Jesús López, titular de la dependencia, informó que el reportero de la sección policiaca del diario El Imparcial y el trabajador del ayuntamiento local fueron “victimados con piedras”. Este último se encontraba atado de manos.

Enterado de los hechos, el gobernador Cué dio instrucciones al procurador para que el doble homicidio se canalice a la Mesa Especial para la Atención a Periodistas, con el fin de que se trabaje en coadyuvancia con la Procuraduría General de la República (PGR).

Sin descartar ninguna línea, la PGJE investiga las actividades previas realizadas por el reportero y el trabajador del ayuntamiento antes de su muerte.

“Se están recabando datos porque parece que (el reportero y el informante) estaban en un bar del centro de la ciudad y ahí dejaron sus motos; entonces, estamos conociendo un poco la actividad que hicieron anoche y la madrugada de hoy”, dijo el funcionario.

López Bello estuvo detenido por espacio de cinco horas en junio pasado,  junto con Jacobo Robles, también de El Imparcial, por tomar fotografías de una narcomanta que dejó un grupo delictivo en la avenida Símbolos Patrios, a la altura de San Antonio de la Cal.

El procurador estatal no descartó que la mano del crimen organizado esté detrás del crimen. “Siempre hay el riesgo latente de que ese tipo de organizaciones quieran marcar la línea editorial de determinados periódicos”, dijo.

Y añadió:

“Lo que sí no puedo afirmar que sea un móvil de libertad de expresión, aunque existe el antecedente en el 2009 (cuando atentaron contra una camioneta de El Imparcial del Istmo, donde fueron asesinados tres trabajadores)”.

El Imparcial  condenó la muerte de su colaborador y exigió a las autoridades el pronto esclarecimientos de tan lamentables hechos.

Lo “que demuestra la vulnerabilidad, a la que están expuestos los comunicadores en su labor diaria para informar veraz y oportunamente a la ciudadanía”, precisa un breve comunicado difundido a través de su portal web.

Comentar este artículo