Después de cinco meses de incertidumbre, madre halla a sus dos hijos asesinados

Familiares de desaparecidos rezan en Chihuahua. Foto: Ricardo Ruíz
Familiares de desaparecidos rezan en Chihuahua.
Foto: Ricardo Ruíz

CHIHUAHUA, Chih., (proceso.com.mx).- La Fiscalía de la Zona Sur halló los cadáveres de dos jóvenes que fueron reportados como desaparecidos hace cinco meses.

Los cadáveres fueron encontrados en la comunidad Mesa de la Difunda, perteneciente al municipio El Vergel, en la Sierra Tarahumara.

Carlos Hernández y Paulo Silva, de 19 y 16 años respectivamente, salieron hacia el municipio de Camargo en busca de trabajo en la pizca de chile, desde su comunidad  “Última Agua”, municipio de El Vergel.

La señora Ruina Silva Cano, de 51 años y madre de los jóvenes, identificó los cuerpos por la vestimenta de ambos.

Apenas el pasado jueves, la misma fiscalía reportó los cuerpos de los hermanos Luis y Rosario Molina  Quiñónez de 25 y 26 años, respectivamente, en una brecha entre Guachochi y Baborigame, municipio de Guadalupe y Calvo, a la altura del obelisco de Güerachi.

Los cuerpos fueron encontrados con múltiples heridas producidas por armas de fuego en rostro y cráneo, esposados con las manos atadas atrás de la espalda, los ojos vendados y pies atados con cinta canela.

En el lugar no se encontraron elementos balísticos. Luis Molina tenía una orden de aprehensión por homicidio, de acuerdo con la causa penal 12/09, con fecha de mayo de 2009.

Comentar este artículo