Apremia Peña a tropas que redoblen esfuerzos para pacificar el país

Peña Nieto durante una entrega de reconocimientos a generales. Foto: Germán Canseco
Peña Nieto durante una entrega de reconocimientos a generales.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- La participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad no sólo continuará, sino que podría incrementarse, luego de que el presidente Enrique Peña Nieto pidió hoy a las tropas que redoblen esfuerzos para pacificar al país.

El acto en que hizo tal pronunciamiento fue también una declaración de unidad entre el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, que conforman las Fuerzas Armadas del país y sobre las cuales, desde hace años, se había documentado periodísticamente una notoria división, cuando no confrontación de naturaleza política.

“El Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea seguirán contribuyendo, de manera decisiva, a construir el México en paz que nos hemos trazado”, expresó Peña Nieto al entregar menciones honoríficas a 23 unidades de las Fuerzas Armadas, en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En el acto estuvieron presentes los titulares de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos y, de Marina, Vidal Soberón.

En su discurso, Peña Nieto mencionó que la Política Nacional de Defensa 2013-2018 fue elaborada por las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), con una visión estratégica integral.

Según el mandatario, esa visión consiste en privilegiar el uso de la inteligencia por encima del uso de la fuerza, de manera que las acciones sean más proactivas ante la delincuencia y con prevención respecto de las causas que dan origen al fenómeno delictivo.

Añadió que la Política de Estado por la Seguridad y la Justicia de los Mexicanos consiste en fortalecer los cuerpos de seguridad, pero se enfoca en alinear las políticas públicas, los programas sociales y las acciones gubernamentales hacia los objetivos de reducir la violencia y abatir la impunidad.

El discurso de Peña Nieto avaló lo que momentos antes, en sus propios discursos, habían expuesto los titulares de la Sedena y la Semar, que aseguraron respetar la ley, los derechos humanos y, sobre todo, su decisión por reducir la violencia, esto es, seguir en tareas policiacas.

El general Salvador Cienfuegos fue específico al indicar que la orden de Peña Nieto es que las Fuerzas Armadas participen en tareas de seguridad pública a fin de reducir la violencia: “El instituto armado cumple cabalmente la instrucción de nuestro comandante supremo para lograr un México en paz, acción determinante que converge con la voluntad nacional y el compromiso de las demás instancias del estado, para llevar a México a su máximo potencial”, dijo Cienfuegos.

A unas horas de despedir a los marinos asesinados durante una emboscada en Michoacán, Vidal Soberón reveló que dos marinos lograron salvar la vida gracias a la intervención del Ejército y la Fuerza Aérea momentos después del ataque, por lo que agradeció el apoyo, que hoy tiene de luto, según él, a la Armada.

“Este hecho no nos detendrá, por el contrario, ratificamos lo señalado por nuestro comandante supremo, de mantenernos firmes y dispuestos a velar por la seguridad y el patrimonio de cada uno de los mexicanos”, dijo Soberón.

Casi siete años de violencia, tropiezos operativos y cientos de denuncias por violaciones sistemáticas a los derechos fundamentales fueron borrados por Cienfuegos, quien aseguró que las tropas le han cumplido a México con eficiencia, legalidad y respeto a los derechos humanos, enfrentando las diferentes manifestaciones de la delincuencia.

Según él, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea son factor de estabilidad nacional.

El mensaje de esta mañana fue también respecto de la unidad de las Fuerzas Armadas. Así lo expresó Cienfuegos, lo mencionó Peña Nieto y lo explicitó Soberón: “Esta unión que mantenemos hoy las Fuerzas Armadas nos da la cohesión necesaria para que nuestros esfuerzos se sumen a favor de la sociedad mexicana”.

Por su parte, Peña Nieto hizo amplios reconocimientos discursivos a los soldados y marinos, en especial a los que participaron en diferentes operaciones, y a quienes consideró “una nueva generación que se distingue por su eficacia y precisión”.

Prosiguió:

“Hoy como ayer los soldados y marinos mexicanos trabajan sin descanso por los derechos y las libertades de nuestra población; su presencia a lo largo de nuestro territorio, y la custodia que realizan del espacio aéreo y marítimo en nuestras fronteras y costas, son parte de nuestra fortaleza como país”.

Comentar este artículo