Trombonista oaxaqueño triunfa en Corea del Sur

Faustino Díaz Méndez, músico. Foto: Especial
Faustino Díaz Méndez, músico.
Foto: Especial

GUANAJUATO, Gto. (apro).- El trombonista oaxaqueño, Faustino Díaz Méndez, obtuvo el primer lugar en la categoría Trombon Tenor del certamen Jeju Brass Competition, donde compitió contra 46 ejecutantes de diversos países.

Jeju Brass Competition, que se efectúa en Corea del Sur, es reconocido por la World Federation of International Music Competition –organización mundial con sede en Ginebra– como un concurso de primera categoría, al igual que el Citta de Portia, que se realiza en Italia, y el ARD de Munich.

Exalumno del Conservatorio Nacional de Música y del Rotterdam Conservatorium en Holanda, Díaz cursa actualmente la maestría en interpretación en el Conservatorio de Lausanne, Suiza.

El extrombonista principal de las orquestas filarmónicas de la UNAM y de la Ciudad de México celebró el triunfo en su cuenta de Facebook, luego de 15 años de una carrera musical que desde niño inició con su padre, el maestro Rodolfo Díaz.

Entrevistado vía chat mientras descansaba de uno de los ensayos para el concierto de premiación, el músico originario de San Lorenzo Cacaotepec, ganador en tres ocasiones del Concurso Nacional de Metales, cuenta que desde hace dos años reside en Suiza, después de que renunció a la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México “porque llegué hasta el tope, quería llevar una vida más tranquila”.

Añadió:

“Hace dos años salí de la Ciudad de México y me fui a Oaxaca. Hablé con mis padres y les dije que no podía más, que quería regresarme allá, pero antes intentaría ganar un concurso internacional de trombón, algo que toda mi vida quise”.

En ese entonces, dice, fijó su objetivo en el certamen “Citta de Portia”. Faustino Díaz compró un paquete a Venecia, donde planeaba permanecer una semana, creyendo que no pasaría de la primera ronda. “Aprovecharía mi viaje para pasear y compré boletos para las góndolas y todo”, relata.

Para el concurso, el trombonista se preparó con el maestro Jacques Mauger y pasó tres rondas, hasta llegar a la etapa final, pero no ganó.

En la cena de gala, dice, se le acercó uno de los patrocinadores –representante de la empresa Antoine Courtois, que fabrica la marca de trombones más vendida del mundo–, quien le comentó que en su opinión él había sido el mejor, y le ofreció un contrato para trabajar en París.

Ante tal ofrecimiento el músico renunció a la OFCM y se quedó en Europa, pero no en París, sino en Laussane, donde ingresó al Conservatorio para cursar una maestría. Fue así como se estableció en Suiza.

Díaz Méndez entró al certamen Jeju Brass Competition con el respaldo del Conservatorio de Laussane y de la empresa Antoine Courtois, con la que tiene un contrato laboral por dos años para ofrecer recitales por todo el mundo y promover el trombón.

“En la escuela me dijeron que si llegaba a la final del certamen de Corea no tendría que pagar los estudios del segundo año, y la empresa me ofreció cubrir todos los gastos del viaje en los mismos términos”, señala en la entrevista con Apro efectuada a través de Facebook.

Los jueces calificaron tres aspectos del ejecutante: musicalidad, técnica y presencia en el escenario.

–¿Hubo algún aprendizaje de la primera vez que competiste que te sirviera para ganar este concurso?

–Claro. En aquella final me llené de miedo, pues no lo esperaba; pensaba incluso que no lo merecía, entonces troné.

“Esta vez fue diferente. Desde la primera ronda sabía lo que quería, y por miedo no me iba quedar en el camino. Si me quedaba sería por cuestiones meramente musicales, no por miedo”, puntualiza.

–¿Y no recibiste algún apoyo del gobierno mexicano?

–El gobierno mexicano nunca me ha dado un quinto a lo largo de mi carrera…eso me da satisfacción.

–¿Satisfacción por qué?

–Porque, ya sabes, en el Conaculta (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes) los apoyos siempre son para los amigos de los amigos, y para eso tienes que hacerles la barba a algunos cuantos y yo soy lo contrario, por eso nunca me dieron nada.

–¿Alguna vez solicitaste algún apoyo?

–Sí, una vez. Cuando vivía en Holanda pedí la beca de estudios en el extranjero para quedarme un año más porque ya no tenía dinero, y pues no. Después pedí una en el gobierno de Oaxaca para lo mismo, y tampoco. Listo, no voy a pedir más limosna, y mejor me puse a ahorrar”.

–¿Pasaste penurias?

–No, nunca he pasado penurias, pues desde que tengo siete años salgo a trabajar como músico, así que siempre he tenido para comer y techo, lo necesario.

–¿Y qué sigue en tu carrera como trombonista?

–Tengo que terminar la maestría, y luego no lo sé. Donde quiera que esté, lo único que me interesa es tocar. Quizá probaré en Europa con algunas audiciones para orquestas y trataré de grabar un disco, eso es lo que me gustaría”.

Comentar este artículo