Reforma energética no traerá beneficios en el mediano plazo: Fitch Ratings

Una estación de ductos de Pemex en Veracruz. Foto: Miguel Ángel Carmona
Una estación de ductos de Pemex en Veracruz.
Foto: Miguel Ángel Carmona

MÉXICO, D.F. (apro).- La agencia calificadora Fitch Ratings aseguró que en caso de aprobarse la reforma energética los beneficios para Petróleos Mexicanos (Pemex) y el país no se verán reflejados en el mediano plazo.

Mediante un comunicado, la agencia estimó que “los beneficios tangibles, posiblemente, no se reflejarían en el mediano plazo. Antes de la firma de nuevos contratos y de que la inversión privada pertinente empiece a fluir, la reforma requiere de una enmienda constitucional y de la implementación de la nueva regulación”.

Fitch explicó que el atractivo del esquema propuesto dependerá en gran medida del porcentaje de los ingresos o del reparto de utilidades, así como de la capacidad de estos acuerdos para reflejar las características económicas de los acuerdos de producción compartida.

Esta condicionante se da porque el sector privado no tendría la capacidad de obtener o registrar la propiedad de las reservas y los volúmenes de producción en libros. Conceptualmente, las reformas propuestas resultan más atractivas que los contratos de servicios existentes, los cuales pagan una tarifa fija por cada barril de petróleo producido. Esto, debido a que los nuevos acuerdos ligarían los ingresos y las ganancias al precio de mercado del petróleo; lo que le permitiría a los inversionistas compartir, junto con el Estado, riesgos y beneficios.

De acuerdo con Fitch Ratings, en este momento es muy prematuro evaluar el impacto de una eventual ley de reforma energética propuesta, puesto que los mecanismos y procedimientos para su aplicación no están definidos.

Adicionalmente, no se han identificado ni definido los esquemas y las áreas en las que el sector privado podría participar.

Fitch continúa anticipando que el Gobierno podría incluir al sector privado en áreas de aguas profundas y en zonas no convencionales, en donde existan recursos y en donde Pemex carece de tecnología y experiencia; mientras que el gobierno mantiene los yacimientos en aguas someras con derecho exclusivo de Pemex.

De aprobarse esta reforma en este año, Fitch no espera que ésta pudiese dar lugar a un cambio sustancial en el sector energético en los próximos 18 a 24 meses.

Una vez que el Congreso apruebe la enmienda a la Constitución y los cambios sean ratificados por los estados, se necesitará tiempo para que el gobierno federal implemente la nueva regulación.

La inversión extranjera en el sector, probablemente, permanecerá en espera hasta que haya certidumbre.

Comentar este artículo