Ataque con armas químicas en Siria deja mil 300 muertos, denuncian

Un hombre embalsama a uno de los muertos víctima del uso de armas químicas en las afueras de Damasco. Foto: AP
Un hombre embalsama a uno de los muertos víctima del uso de armas químicas en las afueras de Damasco.
Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- La denuncia de rebeldes sirios sobre un supuesto ataque del régimen de Bashar Al-Assad con armas químicas en las afueras de Damasco, que habría matado a alrededor de mil 300 personas, provocó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y una amplia condena internacional.

Videos y fotografías que muestran decenas de cadáveres, de niños entre ellos, circularon profusamente en internet. En uno de los videos que circula en YouTube se ve a una fila de niños con los ojos cerrados y la piel pálida cubiertos por una sábana.

En otro video una niña recostada sobre una camilla, con el torso desnudo con la mirada desorbitada y las manos cubriendo su nariz dice repetidamente “estoy viva”, mientras es atendida.

Los videos fueron subidos a internet por los opositores al régimen de Al-Asad, con lo que quieren demostrar que el gobierno usó armas químicas en un ataque perpetrado este miércoles a las afueras de la capital de Damasco, que es dominada por los rebeldes desde hace un año.

Sin embargo, debido a que el gobierno sirio mantiene un cerco informativo en el país ningún medio independiente ha podido corroborar la veracidad de la información.

El gobierno de Al- Asad negó las acusaciones a través de los medios estatales y las calificó de “totalmente infundadas”.

Según Comités de Coordinación Local y el Consejo Nacional Sirio, ambos de la oposición los presuntos ataques tuvieron lugar en el este y el oeste de Ghouta, bastiones rebeldes que el régimen ha estado tratando de recuperar desde hace más de un año.

Abu Said, un médico de un Abu Said en un hospital de campaña en Sakba, al este de Damasco, citado por CNN, dijo que los heridos comenzaron a llegar poco tiempo después de la oración antes del amanecer. Según dijo, al menos 40 de las 200 personas que llegaron a ese  hospital de campaña murieron.

Otro hombre, llamado Abu Gazi, quien dijo ser voluntario de emergencia, también dio su testimonio y relató que escuchó cohetes diferentes a los que había oído antes.

Después de los estallidos, contó, se dirigió a Zamalka, la zona más cercana a la que fue golpeada. Comentó que durante horas su visión estuvo borrosa, hasta que finalmente perdió la vista y se sintió paralizado.

Terminó con un médico en un hospital de campaña en Arbeen que reportaba 300 muertos y 500 heridos, aseguró.

De acuerdo con su testimonio, los síntomas incluían pérdida del conocimiento, formación de espuma en la nariz y la boca, dilatación de pupilas, ritmo cardíaco rápido y dificultad para respirar. Hubo gente que murió por asfixia, aseguró.

Tras la difusión de las fotografías y videos, el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una reunión urgente para hablar sobre la situación en Siria y determinó solicitar una investigación de carácter “independiente e inmediato” sobre el supuesto uso de armas químicas.

“Es una situación dramática y en este momento no se puede acceder a la zona por la situación de inseguridad”, dijo a los medios el subsecretario general de la ONU, Jan Eliasson.

Sin embargo, afirmó que un grupo de inspectores ya se encuentra en Damasco y está en contacto con el gobierno sirio.

De confirmarse el ataque, dijo, representaría una “escalada significativa” en el conflicto.

La resolución del Consejo de Seguridad no se tradujo en una solicitud para que Siria conceda el acceso necesario para investigar si se han empleado armas químicas en alguno de los ataques.

Según Maria Cristina Perceval, embajadora de Argentina ante Naciones Unidas y presidenta del Consejo de Seguridad, los miembros sólo acordaron la necesidad de “una investigación inmediata, profunda e independiente” que determine si se utilizaron armas químicas en Siria.

“Hay una gran preocupación entre los miembros del Consejo y una necesidad de aclarar lo que ha ocurrido, debemos seguir la situación muy de cerca”, aseguró Perceval.

Fuentes diplomáticas citadas por Reuters señalaron que 35 países, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido y Francia solicitaron a Naciones Unidas una investigación inmediata sobre las denuncias de la oposición, mientras que China y Rusia, principales aliados del régimen sirio se habrían puesto a los términos de la solicitud de permitir la investigación.

En lo que coincidieron todos los miembros del Consejo de Seguridad fue en que el uso de armas químicas en Siria, por cualquiera de las partes implicadas en el conflicto, supone “una violación de la legislación internacional”.

“También coincidimos de manera unánime en la necesidad de enviar inmediatamente ayuda humanitaria a las víctimas y trasladamos a éstas y a sus familiares nuestras condolencias”, agregó Perceval.

Condena internacional

Luego de conocer la información difundida por los rebeldes sirios, el secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, solicitó al gobierno sirio que dé acceso al equipo de la ONU.

“Estoy profundamente preocupado por los informes de que cientos de personas, incluidos niños, fueron asesinados en ataques aéreos y de un ataque de armas químicas en las zonas controladas por los rebeldes cerca de Damasco.

“No están corroboradas estos informes y estamos buscando urgentemente más información. Pero está claro que si se verifican, marcaría una escalada impresionante en el uso de armas químicas en Siria”, dijo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés también pidió “que se aclare la supuesta utilización de armas químicas en los ataques”, mientras que el gobierno estadunidense se mostró “profundamente preocupado” por las denuncias de un nuevo ataque con armas químicas en Siria, y pidió a la ONU una “investigación urgente”, para la que el régimen de Al- Asad debería proporcionar un acceso “sin restricciones”.

Nabil el-Araby, secretario General de la Liga Árabe, también demandó a los investigadores de la ONU que inspeccionen “inmediatamente” el lugar que ha sido blanco de los atentados mortales.

El gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), también expresó su preocupación por los informes del posible uso de armas químicas en Siria y su “profundo pesar por la pérdida de vidas humanas de ese incidente”.

“México considera inaceptable el uso de armas químicas en cualquier conflicto y condena enérgicamente su uso, por cualquier actor y bajo cualquier circunstancia. En caso de que se llegara a confirmar tanto el uso de este tipo de armas como el número atroz de víctimas acaecidas, éste sería uno de los ataques con armas químicas más letales, probablemente de la historia”, apuntó la cancillería.

Si bien, abundó, Siria no es Estado parte de la Convención para la Prohibición de Armas Químicas (CAQ), las partes al conflicto tienen obligaciones internacionales derivadas del Protocolo de Ginebra de 1925, instrumento internacional que prohíbe el empleo de armas biológicas y químicas en situación de conflicto.

En defensa del régimen sirio, Rusia, uno de los aliados de Al-Assad pidió a la ONU, a través de su ministerio de Asuntos Exteriores, una investigación “imparcial y profesional” sobre este suceso y consideró como una “provocación” las declaraciones de la oposición siria al señalar categóricamente que se han empleado armas químicas en el ataque y que la cifra de muertos ascienda, según sus estimaciones, a mil 300 personas.

Al negar el uso de armas químicas, un vocero del gobierno sirio dijo que los informes eran un “intento de desviar a la comisión de investigación de armas químicas de la ONU fuera del cumplimiento de sus funciones”, informó la Agencia de Noticias Árabe Siria.

El pasado 19 de agosto, una Misión de Expertos de las Naciones Unidas inició trabajos de investigación tendientes a comprobar el presunto uso de armamento químico en Siria, a solicitud del gobierno sirio con base en las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Desde el inicio del levantamiento de los rebeldes, en marzo de 2011, para derrocar al régimen de Al-Assad la guerra ha acabado con la vida de más de 100 mil personas y millones han sido desplazados, según Naciones Unidas.

 

Comentar este artículo