Colocan mensajes contra Los Templarios en Guerrero

MÉXICO, D.F. (apro).- A través de mensajes colocados en distintos sitios, supuestos pobladores de Zihuatanejo de Azueta y Petatlán, en la región Costa Grande de Guerrero, se lanzaron contra Los Caballeros Templarios, a quienes advirtieron que la gente de esos lugares no aceptará más amenazas.

De acuerdo con fuentes de seguridad estatal que dieron a conocer el contenido del escrito, desde temprana hora se hallaron volantes en las paradas del transporte público, en los que se pide a la ciudadanía no pagar cuotas ni extorsiones.

“A toda la sociedad de Ixtapa-Zihuatanejo y Petatlán, se les hace saber que a partir de estas fechas se acabaron las extorsiones, las cuotas, secuestros y amenazas que estaban haciendo los Caballeros Templarios”, detalla el mensaje.

De igual manera, puntualiza que la gente de Zihuatanejo y Petatlán “tomamos la decisión de sacar a estas personas que nada más vinieron a dejar en crisis a la población”, y advierte que quienes colaboren con la organización criminal de Michoacán tendrán serios problemas.

En los escritos, retirados por el Ejército y la Marina, se solicita a los gobiernos local y estatal, así como a la Armada de México, “que por el bien de nuestra gente” ayuden a retirar a Los Caballeros Templarios.

El pasado martes 6, el portal 24 horas dio a conocer que un grupo de más de 500 pobladores armados inició (el fin de semana) una batida en la sierra de Guerrero en busca de integrantes de la organización criminal.

Detalló que los habitantes de por lo menos tres municipios identifican a esa organización de narcotraficantes como los responsables del terror que han generado en las comunidades rurales, obligadas a desplazarse a lugares más seguros.

Según la información publicada, estiman que se trata de una célula de Los Templarios y quizá algunos de La Familia Michoacana, de entre 50 y 60 hombres, que portan armas largas, pistolas y hasta granadas, y con ellos estarían participando un grupo de exguerrilleros del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).

El grupo de pobladores, armados con rifles viejos y algunas armas largas que le han quitado a los narcotraficantes, apuntó, comenzaron a rastrear una parte de la Sierra Madre del Sur, en donde se esconde ese grupo, por lo que podría entrar en contacto con los sicarios en cualquier momento y de ocurrir un enfrentamiento, dicen los pobladores, “no habrá cuartel para los malos”.

De acuerdo con la nota, la población tomó la decisión de crear este grupo, muy parecida a las autodefensas que han surgido en Guerrero, y se integró con los hombres de las comunidades afectadas, particularmente del municipio de Tlacotepec, a cuya cabecera municipal han arribado cientos de personas desplazadas, sobre todo mujeres y niños, en busca de seguridad, cobijo y atención.

La determinación se dio porque ni el gobierno federal ni el estatal se ha preocupado por garantizar la seguridad de los habitantes, riesgo que se intensificó desde hace por lo menos cuatro semanas, cuando un grupo de hombres armados, con camuflaje militar, comenzó a “limpiar” la vertiente interior de la Sierra Madre del Sur, que incluye a los municipios de Coyuca de Catalán, Ajuchitlán del Progreso, Apaxtla, San Miguel Totolapan y Tlacotepec, según el texto.

Comentar este artículo