Turistas varados bloquean base militar; impiden trato privilegiado a influyentes

Continúa desalojo de turistas en Acapulco, Guerrero. Foto: Eduardo Miranda
Continúa desalojo de turistas en Acapulco, Guerrero.
Foto: Eduardo Miranda

ACAPULCO, Gro., (proceso.com.mx).-  Los cientos de turistas varados afuera de la base aérea militar Pie de la Cuesta bloquearon la puerta de acceso para impedir el paso a los turistas influyentes que, sin hacer fila y con mencionar los nombres de militares de alto rango o políticos,  conseguían asiento inmediato en los aviones militares.

Desde el miércoles por la mañana se registraron los primeros enfrentamientos entre militares y turistas sin credenciales. Hacia el mediodía gritaban “¡fuera,fuera, fuera!”, “¡a la cola!”, a los turistas recomendados que pasaban sin hacer las filas de hasta 17 horas a la intemperie, bajo sol y lluvia. El registro en el puesto de salud a esa hora era de 10 personas insoladas , deshidratadas o desmayadas.

Un funcionario de la Secretaría de Turismo del gobierno del Estado, nervioso, clamaba por teléfono celular: “¡Consigan agua, esto ya se está convirtiendo en emergencia!”. Lo mismo sugirió la enfermera a cargo del puesto de la Secretaría de Salud a los militares.

Fue hasta ese momento que llegaron garrafones de agua y pencas de plátanos para alimentar a la gente que hace fila de hasta medio kilómetro con tal de regresar al Distrito Federal.

Uno de los turistas que generó protestas por no hacer fila fue el exprocurador Arturo Chávez Chávez, con un grupo de amigos, a quienes recogió un jet privado.

Ayer por la tarde, cuando pasó una camioneta llena de turistas de primera clase bajo el padrinazgo de la Policía Federal, la gente enardecida optó por cerrar el paso a cualquier  vehículo, incluidos los de prensa.  Hasta este momento tienen el control de los accesos.

“Desde ayer por la tarde no dejamos pasar al turismo internacional. Ya estuvo bueno. Los gringos tomando sus cervezas y a nosotros nos dan puras pencas de plátano”, dijo la señora Guillermina Herrera, quien lideraba una excursión para 40 turistas.

“Pero ya supimos que los están pasando por la costa, para que pasen los bloqueos”, dijo la señora Wendolin Pazuengo, una de las excursionistas varadas.

Por la tormenta que cayó ayer por la noche desistieron de hacer fila afuera de la base aérea y optaron por acudir al albergue del Centro de Convenciones de Acapulco, donde están inscritos mil 18 damnificados.

Ellas  padecieron el peregrinaje al que son sometidos los turistas sin dinero para regresar al DF.

“Nos tienen dando vueltas y esperando tres días para vuelos gratis que no existen porque a la mera hora nos quieren cobrar de 2 mil 500 a 6 mil pesos. Si te vas a Pie de la Cuesta hay filas de más de 2 mil personas, de hasta tres días para salir y quitan gente para que pasen turistas ricos”, dijo la señora Herrera, representante de excursiones “El Chino”.

En ese albergue, controlado por el Ejército, la mañana de este jueves dos niños  –uno de ellos ya desmayado—fueron subidos a una ambulancia. La gente estaba agradecida por la comida que les daban, sin embargo, se quejaban de que desde el miércoles los baños se quedaron sin agua.

En lo que llega una pipa con agua los militares instalaron baños portátiles e improvisados.

Afuera de todos los albergues hay listas pegadas con los nombres de los pasajeros en lista de espera. No precisan el día y la hora para su regreso a casa.

Comentar este artículo