Libra la cárcel agresor confeso de Lucero; juez dice que víctima “no corre peligro”

Lucero denunció la golpiza en las redes sociales. Foto: Tomada de Twitter
Lucero denunció la golpiza en las redes sociales.
Foto: Tomada de Twitter

GUANAJUATO, Gto. (apro).- El agresor confeso de la joven María de la Luz Salcedo Palacios enfrentará el proceso penal que se sigue en su contra en libertad, ya que la juez Paulina Iraís Medina rechazó dictarle la prisión preventiva solicitada por la víctima, al considerar que ésta “no corre ningún peligro”.

El Ministerio Público sólo presentó imputaciones por lesiones y abusos erótico-sexuales perpetrados por el indiciado, Miguel Ángel Jasso Manríquez. Ninguno de esos delitos está tipificado como grave en el Código Penal del estado, ya que se castigan con una pena no mayor a los cuatro años de prisión.

Esta situación fue rechazada por Lucero y su padre, Fermín Salcedo, quien solicitó impugnar la decisión de la juez y la calificó como tibia, al advertir que no sólo Lucero sigue corriendo peligro por la libertad de su agresor, sino también otras jóvenes.

En uno de sus argumentos, la juez Medina Manzano dijo que había que preguntarse si bastaba con que una víctima diga que tiene miedo de la reacción de su agresor para que éste sea recluido en prisión preventiva, y luego añadió que el dictamen de las lesiones (19 en total, en prácticamente todo el cuerpo) presentado por el perito concluyó que ninguna ponía en peligro la vida de Lucero.

En la audiencia la juez estableció, a modo de “medidas cautelares”, que el indiciado acuda a un centro de rehabilitación para atender su adicción al alcohol y a las drogas, mantenga buena conducta y no acuda a lugares donde se vendan o consuman bebidas alcohólicas.

Incluso, la juez Medina Manzano le pidió a Lucero notificar a la Policía Municipal o al Ministerio Público si su agresor –quien está confeso– no respeta la restricción de acercase a ella o si lo ve consumiendo alcohol.

El 12 de septiembre, la joven Lucero Salcedo denunció ante el Ministerio Público y posteriormente en redes sociales que fue golpeada con brutalidad por un joven taxista al que identificó como Miguel Ángel Jasso Manríquez, por negarse a sostener relaciones sexuales con él.

El muchacho la llevó en su automóvil hasta un paraje ubicado en la carretera de Guanajuato a Dolores Hidalgo mientras la sometía por la fuerza, y ahí la golpeó y la atacó sexualmente.

Sin embargo, según los argumentos presentados por la agente del Ministerio Público y admitidos por la juez, como la víctima y el indiciado coincidieron en declarar que el muchacho dejó de tocarla y comenzó a golpearla enojado porque se negó a tener relaciones con él, “no tuvo intención de violarla y tampoco de matarla”, por lo que únicamente se consideraron los delitos de lesiones y abusos erótico-sexuales.

No obstante, la agente ministerial sí expuso que en su declaración Miguel Ángel Jasso admitió que Lucero se negó en todo momento a sostener relaciones sexuales con él, que la sometió por la fuerza y que la golpeó hasta azotar su cabeza contra el piso “porque se enojó”.

La fiscal también apeló a la Convención para la eliminación de toda forma de violencia contra las mujeres (CEDAW) y otros tratados internacionales que protegen los derechos de las mujeres  y de las víctimas, al señalar que la agresión contra Lucero no sólo era un asunto penal, sino “un reclamo social de justicia” al aludir a la airada y multitudinaria reacción de protesta expresada en redes sociales cuando Lucero hizo público su caso.

En tanto que el abogado defensor del presunto agresor, Héctor Corona Vieyra, argumentó en la audiencia pública que la joven había reconocido ante la psicóloga que le practicó el dictamen pericial “que tenía una vida sexual muy activa” y calificó esto como “una conducta inmoral” de la joven, lo que pidió que quedara asentado.

Rechazó que María de la Luz mostrara miedo, “por el contrario, en lugar de estar escondida ha salido y se ha dedicado a desprestigiar al inculpado en las redes sociales”, argumentó.

Al salir de la audiencia, el padre de la joven, Fermín Salcedo, anunció que se apelará la decisión de la juez.

“Aquí hubo más rudeza con mi hija que con el inculpado y que el defensor del Miguel Ángel califique de inmoral la conducta de mi hija me pareció grotesco… Si mi hija no hubiera tenido el valor de hacerlo público y si los medios no toman el tema, a lo mejor no pasa nada. A mi hija la intentaron matar y la intentaron violar; él se declaró culpable, estaba encima de ella a puñetazos… hay un menosprecio a los ataques a las mujeres”.

Comentar este artículo