Al borde del llanto, Bozzo a Aristegui: ‘¿por qué me odia?’

Laura Bozzo durante su programa vespertino. Foto: Tomada de Youtube
Laura Bozzo durante su programa vespertino.
Foto: Tomada de Youtube

MÉXICO, D.F. (apro).- Laura Bozzo dedicó hoy los primeros cinco minutos de su programa Laura que se transmite por Televisa para refutar las declaraciones del procurador Anticorrupción de Perú, Julio Arbizu, sobre su persona en el espacio noticioso de Carmen Aristegui de MVS Noticias.

Al borde de las lágrimas, en un tono de voz distinto al utilizado en sus anteriores emisiones, la peruana no sólo negó haber sido parte de una red criminal en su país –mediante la que funcionarios del gobierno de Alberto Fujimori y medios de comunicación, entre ellos la televisora donde ella trabajaba, desviaron tres millones de dólares–, y acusó al procurador Arbizu de ser un seguidor de Hugo Chávez, que se ha dedicado a perseguirla y mentir sobre ella.

Y pese a que la periodista Carmen Aristegui afirmó durante su noticiero que la productora de su programa Kiren Miret llamó reiteradas veces a la productora de Bozzo, cuyo número celular incluyó en la carta sin membrete que envió a MVS Noticias para atender su petición de derecho de réplica, la conductora de Televisa, afirmó que no sólo se la sigue negando, “sino que continúa atacándome con una bajeza…”.

Ante un público de pie, aplaudiendo y coreando su nombre, Bozzo dijo:

“Pocas veces en mi vida, me pongo así, muy pocas porque he pasado por muchas cosas a lo largo de los años pero hoy escuchar a la señora Carmen Aristegui… jamás de imaginé.

“Hoy en la mañana señora Carmen Aristegui, usted me volvió a atacar y sigue sin darme el derecho de réplica. Lo que es peor, usó información vieja y falsa de cuando yo estaba en Perú, para acomodarla a sus intereses”, acusó.

Bozzo criticó a Aristegui “por entrevistar a un hombre” –nunca pronunció el nombre del procurador Arbizu– que es seguidor de Chávez y se ha dedicado a mentir  sobre ella, y le reprochó a la periodista resucitar un caso que la justicia peruana ya había resuelto hace muchos años.

“Un caso por el cual a mí me declararon inocente, en el que estuve tres años arrestada”, dijo.

Luego, sin referirse al tema del uniforme del grupo de rescate Relámpagos que utilizó para recrear el rescate de una persona en el municipio de Coyuca de Benítez –lo que según las leyes y reglamentos en materia administrativa y de protección civil del Estado de México puede derivar en sanciones, incluso penales– la peruana reprochó a Aristegui:

“Usted pidió que se abra una investigación previa contra mí, pidió que me persiga la justicia mexicana y yo me pregunto por qué. Porque ¿sabe? que yo me podría haber quedado tranquilita aquí, como muchos, o haberme ido a Acapulco a tomar el sol y a descansar.

“¿Cuál fue mi pecado? por favor dígamelo, ¿haber ido a ayudar a la gente? ¿Por el enorme pecado de haberme subido a un helicóptero para llegar a las comunidades más aisladas, a apoyar a los mexicanos? Paraíso, La Pintada… rescatamos a una niña que estaba a punto de morir con peritonitis, un niño con bronconeumonía, mujeres embarazadas, para eso usé los helicópteros”, dijo, de nuevo al borde de las lágrimas.

Y respaldada en el comunicado emitido por el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, recordó que no fue la única que usó los helicópteros.

“Es cierto, yo los usé como los usaron todos, todos, porque muchos medios de comunicación también los usaron”, sostuvo.

Incluso, reclamó a la periodista, quien en su noticiero hizo referencia a que Bozzo mantuvo una relación amorosa con Vladimiro Montesinos, Jefe del Servicio de Inteligencia Nacional del Perú, durante el gobierno de Fujimori, por haberse metido en su vida personal.

“Yo me pregunto por qué genero este odio, por qué me odia de esa manera, ¿yo qué le he hecho? Usted no sabe lo que ha sido mi vida, no tiene la menor idea y encima de todo en su programa se metió en mi vida personal. Habló de mis amantes, qué bajeza señora, qué bajeza”, increpó y tras afirmar que lo difundo por la mañana en MVS Noticias, puso a su hija “al borde de un ataque de nervios” y reiterar su exigencia al derecho de réplica, mandó a una pausa para regresar a su programa con el tema: “La amante de mi marido me quiere despojar de todo”.

Por la mañana, Julio Arbizu, procurador Anticorrupción de Perú, afirmó que el caso Laura Bozzo en su país, donde –dijo– la conductora colaboró con una red criminal de corrupción en la que se le involucró con el desvío de tres millones de dólares, “es un asunto que da cuenta de la obscenidad y el poder” del que fue parte durante el gobierno de Fujimori.

El desvío de fondos de las fuerzas armadas, explicó el procurador peruano, fue para repartirlos a diferentes actores, entre ellos a la actual conductora de Televisa, para apoyar la reelección del entonces presidente Fujimori.

“Los periodistas alquilaban la línea editorial de sus diarios… queda claro que el pago hecho a los dueños de la televisora (en la que trabajaba Bozzo) era para la reelección de Fujimori”, dijo Arbizu en entrevista con Noticias MVS, primera emisión que conduce la periodista Carmen Aristegui.

“Como parte de esa cadena criminal, los empresarios, la periodista y todos aquellos involucrados fueron condenados por el desvío de 80 millones de soles pero no han pagado ni el 10% (…) nosotros hemos hecho una serie de medidas para embargar sus bienes, buscar sus cuentas personales y en el caso de Bozzo fue cancelado un pago de reparación por un monto no mayor a 10 mil dólares”, comentó.

En 2001, cuando se aplicó el Sistema Anticorrupción se incautaron piezas de oro, relojes y después de 13 años se obtuvo el decomiso de esas piezas que sólo en peso corresponde a nueve kilos en oro y diamantes que valdrían alrededor medio millón de dólares, apuntó Arbizu.

El funcionario peruano refirió que con los llamados “Vladivideos” quedó constancia de que parte de los recursos del desvío fueron a parar a manos de la conductora pero además, de manera simultánea, se abrieron otras investigaciones debido a que varios medios, entre ellos la televisora para la que trabajaba Bozzo, recibieron más de tres millones de dólares de Montesinos, con quien se le relacionó sentimentalmente a la peruana.

En el año 2002 Bozzo fue condenada, recordó el procurador, pero nunca pisó prisión. Obtuvo una condena provisional para que no huyera del país y fue condenada a cuatro años de pena privativa, de los cuales sólo cumplió tres.

Declaró como domicilio legal los estudios de televisión “Monitor” de Lima, desde el que grababa su programa en versión para el extranjero y ahí permaneció hasta el 15 de junio de 2005, día en que fue liberada.

En julio de 2006, Bozzo fue encontrada culpable por cargos relacionados con una placa de oro que recibió de Montesinos, sin embargo la acusación de haber recibido un lujoso collar de oro con dinero del Estado se desestimó luego de que se suicidó uno de los principales testigos.

“Una de las imputaciones fue recibir una joya de manos de Vladimiro Montesinos y aunque no se pudo comprobar sí fue parte de investigación, aunque se ha hablado mucho de la relación personal entre Montesinos y Bozzo pero es más el fin económico que estaba impulsado por la reelección de Fujimori”, señaló.

El procurador Anticorrupción de Perú dijo en la entrevista con Aristegui que la historia de su país fue atravesada por “un decenio aciago donde un grupo asaltó al Estado y extendieron sus tentáculos con empresarios televisivos”.

La corrupción en la que se vio involucrada la presentadora adquirió tales dimensiones que en Perú, señaló Arbizu, dio pie a que se hicieran modificaciones legales para que el delito de peculado que sólo se atribuía a funcionarios públicos en Perú, también alcanzara a personajes públicos.

Si bien, aclaró, esto no fue materia en el proceso judicial, el programa de Laura Bozzo en la televisión peruana desarrolló métodos “psicosociales” que funcionan como desvíos de atención pública sobre los problemas reales del país.

Sus contenidos, abundó, sirvieron como una especie de campaña en favor de Fujimori y en contra de los opositores, sin embargo nada de eso fue motivo de investigación y por ello, el canal 4, desde el que se transmitían los programas de Bozzo, conservó su concesión, aunque la empresa fue sometida a una reestructuración.

En suma, dijo, el caso de Bozzo es un asunto que da cuenta de “la obscenidad y el poder”.

El procurador Anticorrupción de Perú destacó que en su país lograron condenar a un presidente, a muchos militares, a congresistas, a parlamentarios y a empresarios. “Creo que eso nos distingue y el hecho de que personas públicas puedan salir a flote, no desmerece ese intento”, por lo que señaló que seguirán desde la defensa del Estado con su objetivo de que paguen el daño que han hecho.

Arbizu también dio su opinión como ciudadano peruano sobre el hecho de que la principal televisora del país tenga a Laura Bozzo como el “rostro humanitario” de la empresa.

“(Estoy) muy apenado porque más allá de mi función, sí, como televidente, como usuario, siento profunda vergüenza de la conducta de esta señora”, expresó el procurador Anticorrupción.

Comentar este artículo