Arrecia guerra mediática entre refresqueras y promotores de la salud

Lanzan campaña contra consumo de refrescos. Foto: Xinhua / Rodrigo Oropeza
Lanzan campaña contra consumo de refrescos.
Foto: Xinhua / Rodrigo Oropeza

MÉXICO, D.F. (apro).- En medio del debate por la reforma hacendaria, las empresas refresqueras y sus aliados, y los organismos que impulsan la campaña contra la obesidad en el país, mantienen una guerra de desplegados en los medios de comunicación escritos.

Ahora fue la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes Plutarco Elías Calles, A.C., la que dio la cara para pronunciarse en contra del impuesto a las bebidas azucaradas contenido en el proyecto de ley que impulsa el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

A plana entera, dicha organización dice que “con más de un millón de cartas, los pequeños comerciantes rechazamos el impuesto a las bebidas azucaradas”.

Y sigue:

“Somos un millón 151 mil 314 pequeños comerciantes que damos sustento a cinco millones de mexicanos.

“No al impuesto a las bebidas azucaradas. No resuelve el problema de la obesidad en México. Provocará la caída en las ventas afectando a más de una tercera parte de nuestras ganancias y afecta a los sectores más pobres de la población”.

En un espacio similar, una docena de organizaciones, entre las que destacan Greenpeace, Alianza por la Salud Alimentaria, Coanutrición, El Poder del Consumidor y Oxfam, responden a las empresas refresqueras.

Argumentan que una de las principales causas de la epidemia de obesidad y diabetes que afecta a los mexicanos es el alto consumo de refrescos y la falta de acceso y disponibilidad de agua de calidad para beber.

Por eso, advierte que si el impuesto planteado a los refrescos y a las bebidas azucaradas busca reducir su consumo y proteger la salud de la población, debe:

–Ser al menos de 20%, dos pesos por litro, como se recomienda internacionalmente, para lograr una reducción significativa en el consumo de estas bebidas.

–Destinarse parte de los recursos obtenidos a la instalación de bebederos de agua, con sus sistemas de potabilización, en todas las escuelas del país y en los espacios públicos de las comunidades más pobres.

Termina:

“Requerimos reeducarnos y rehidratarnos con agua volviendo el acceso a este líquido un derecho de niños y niñas en las escuelas y una opción para la población en los espacios públicos, en especial en las comunidades más pobres del país. El acceso a agua segura para beber es un derecho humano reconocido por nuestra Constitución y las Naciones Unidas que debemos hacer realidad en México”.

Por separado, Alejandro Calvillo, presidente de la asociación civil El Poder del Consumidor, reiteró el señalamiento en contra de Televisa, Tv Azteca y Milenio Televisión, empresas que se han negado a difundir una campaña publicitaria a favor de la iniciativa que grava las bebidas azucaradas, donde se advierte sobre los riesgos a la salud que conlleva su consumo.

Las tres televisoras “nos han bloqueado la pauta para un anuncio que pretendíamos transmitir con ellos, pagando las tarifas establecidas. Es un anuncio que habla de la epidemia de obesidad y apoya el impuesto al refresco”, denunció.

De acuerdo con Calvillo, Alianza por la Salud Alimentaria, organización de la que forma parte, pretendía que el spot de la campaña publicitaria –financiada por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg– se transmitiera el pasado 21 de agosto, días antes de la presentación de la reforma hacendaria que propuso cobrar un peso por litro de refresco.

No obstante, dijo, Televisa, Tv Azteca y Milenio Tv “no nos reconocieron ni nos dieron atención”.

Añadió:

“Consideramos que este es un caso que muestra el poder de las televisoras y su alianza con los poderes fácticos, en este caso actuando en contra de la salud, del derecho a la información, del derecho de las audiencias, y en contra de una política pública recomendada por los más importantes organismos internacionales y nacionales en salud”.

Si se transmitían los spots, subrayó, se afectaría a una serie de empresas muy poderosas en México que compran mucha publicidad e incluso tienen muchos vínculos comerciales y personales con los directivos de las televisoras.

El presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), Agustín Ramírez, secundó a Calvillo al señalar que Televisa, Tv Azteca y Milenio Tv están violando el derecho de los consumidores a estar informados, un derecho fundamental que, dijo, está consagrado en la Constitución.

En días pasados, Alianza por la Salud Alimentaria sostuvo en un comunicado que la negativa de las televisoras para difundir el spot viola el derecho de los mexicanos a la información y a la salud, pues en el anuncio se explica, con datos duros, el problema de la obesidad en México y los beneficios de que los recursos recaudados mediante un gravamen se destinen a la introducción de bebederos en las escuelas y espacios públicos.

“El impuesto al refresco como una política recomendable y recomendada por organismos internacionales y nacionales y su relación con el derecho a la salud no está en duda”, puntualizó.

La Alianza por la Salud Alimentaria cuestionó que las televisoras se nieguen a pautar el anuncio argumentando la falta de disponibilidad de horarios, pero en cambio transmiten publicidad “intensa” sobre refrescos y bebidas azucaradas.

“¿Cómo tomar una decisión por parte de la población de un tema tan relevante de salud pública, si la población no tiene posibilidades de conocer otros puntos de vista? Y no la tiene porque hay una violación a esta posibilidad de conocimiento por parte de las empresas que controlan los medios de comunicación”, advirtió el presidente de la Amedi.

“La mayor parte de la población influida por el duopolio televisivo que tiene una penetración mayor a 90% de los hogares sólo recibe información proveniente de la agresiva campaña de la industria refresquera contra esta política pública y contra la evidencia científica, sin tener acceso a la información proveniente desde el interés público”, dijo Agustín Ramírez.

Agregó:

“Las televisoras actúan sólo en beneficio de las refresqueras y en contra del interés público”.

De su lado, Calvillo detalló que la propuesta de impuesto a los refrescos ha sido recomendada al gobierno mexicano para enfrentar el problema de obesidad y diabetes por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (PAHO/OMS), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Relator por el Derecho a la Alimentación de Naciones Unidas y el Instituto Nacional de Salud Pública, entre otras instancias.

El spot que las televisoras se negaron a transmitir, mismo que ha sido ampliamente difundido por Alianza por la Salud Alimentaria a través de internet, dice:

“Veo niños y niñas con obesidad todos los días. Sé cuál será su futuro: diabetes, enfermedades del corazón y cáncer. Se trata de una epidemia, y podemos prevenirla.

“Más de 70 millones de mexicanos tienen sobrepeso. Si subimos un poco el costo de bebidas azucaradas y refrescos reduciremos la obesidad. El dinero servirá para enfrentar los costos de esa epidemia y para instalar bebederos en escuelas y espacios públicos

“Tenemos que actuar”.

Finaliza:

“Apoya el impuesto a refrescos y bebidas azucaradas por un México más sano”.

Comentar este artículo