Anuncian privatización de red de telecomunicaciones de la CFE

Antenas de telecomunicaciones. Foto: Marco Antonio Cruz
Antenas de telecomunicaciones.
Foto: Marco Antonio Cruz

MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno federal anunció que la red de telecomunicaciones, propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pasará a manos de Telecomunicaciones de México (Telecomm), y luego ésta la licitará a empresas privadas.

Al participar en la 34 edición de la Convención Nacional Anual de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), el subsecretario de Comunicaciones, José Ignacio Peralta Sánchez, señaló que el título de concesión que posee la CFE para proveer el servicio de telecomunicaciones pasará a Telecomm, decisión que determinó el Legislativo, se advierte en un comunicado de la SCT.

“Ya una vez en Telecomunicaciones de México, lo que se tiene que hacer es modificar este título, porque sus características actuales no son las que se requieren de acuerdo al mandato constitucional”.

Peralta Sánchez detalló que esta red será mayorista, no va a proveer servicios a usuarios finales, como actualmente lo hace, por lo que habrá de “migrar” los contratos con los que actualmente cuenta, de tal manera que “solamente operadores se van a poder subir a esa red, quienes a su vez estén dando servicios a los usuarios finales”.

Lo que se pretende, argumentó el funcionario, es el proyecto para incrementar la infraestructura que actualmente se tiene –cerca de 25 mil kilómetros–, en donde se requiere una gran cantidad de dinero para aumentar los tendidos de fibra óptica y lograr una cobertura de 98% de la población.

Lo anterior, acotó, únicamente se logrará a través de una empresa que gane la licitación.

“Se requieren especialistas de clase mundial, los mejores en el planeta y las estructuras de costos más bajos para promover la competencia y llevar conectividad, a precios accesibles, a lugares alejados”, buscó justificar Peralta Sánchez.

No se trata, destacó, de tener un Estado operador, pues no va a operar una empresa paraestatal de telecomunicaciones, simplemente será una compañía privada la que opere la red.

Comentar este artículo