“Los insólitos peces gato”, el buen humor mexicano

Exhibida en la sección oficial este año en el 11 FICM (Festival Internacional Cine de Morelia), la ópera prima de la directora jalisciense Claudia Sainte-Luce se coloca entre las tres películas mexicanas que serán exhibidas en el marco de la Muestra Internacional de la Cineteca Nacional.

Cuando Martha, una joven solitaria que trabaja en un supermercado es internada en un hospital por una apendicitis, encuentra en la camilla de al lado a Claudia, con quien forma una inmediata amistad. Al salir, su la invita a su casa. Poco a poco se va metiendo en su vida hasta que prácticamente la adopta. La soledad de Martha, la falta de cariño y la salud de la madre que con el tiempo se agrava son factores determinantes para que el vínculo con la familia de Claudia se fortalezca.

La sencillez y sutileza de la historia ayuda a que no se vuelva una película melodramática; por el contrario, es una historia con un fuerte tono de picardía y humor negro. A pesar de la terrible enfermedad que aqueja a la madre, aquellos que la rodean lo han asumido y aprenden a vivir con ello.

La directora presenta una crítica social sobre los trabajadores explotados actualmente en los grandes consorcios o cadenas de supermercados. Se labora bajo reglas como: “hoy haces esto y mañana aquello” (porque se me da la gana), “si no vendes no ganas” o “no puedes platicar con los clientes”.

Cabe destacar que cuenta con la fotografía de Agnès Godard, famosa en la cinematografía internacional como operadora y asistente de cámara en proyectos tan legendarios como Wings of Desire (1987) de Win Wenders, The Belly of an Architect (1987) de Peter Greenaway y con el realizador Alain Resnais, así como con dos figuras emblemáticas del cine documental: Jacques Rivette, realizador de ‘For a Cinema of our Times Episode y Jacques Demy, autor de Jacquot de Nantes, screening in our Demy series on July 31.

También ha trabajado como directora de fotografía de Peter Handke y Claire Denis, y más recientemente en L’Enfant d’en Haut’ (2012) de Ursula Meier.

La musicalización estuvo a cargo de la artista independiente mexicana Madame Récamier –autonombrada así por el cuadro homónimo de Jacques Louis David–. Su composición –ubicadas en ciertos momentos nostálgicos de forma acertada– recuerda a Le Moulin, uno de los temas de Yan Tiersen en la cinta de Jean Pierre Jeunet Le fabuleux destin d’Amélie Poulain (“Amelie”) en 2001.

 

Comentar este artículo