Se confrontan gobernador y alcalde de Acapulco por “la hermandad”

Luis Walton Aburto, alcalde de Acapulco, Guerrero. Foto: Miguel Dimayuga
Luis Walton Aburto, alcalde de Acapulco, Guerrero.
Foto: Miguel Dimayuga

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El mandatario Ángel Aguirre Rivero exhortó al alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, a que “la brevedad” someta a la aprobación del cabildo la designación realizada por el gobierno federal y estatal del nuevo jefe de la policía porteña, Alfredo Álvarez Valenzuela.

Valenzuela es un agente federal que enfrenta denuncias por abuso de autoridad, pertenece al siniestro grupo policiaco denominado La Hermandad, y en 2011 fue el encargado del operativo Guerrero Seguro, donde participó en el desalojo violento de normalistas de Ayotzinapa, que dejó un saldo de dos estudiantes muertos el 12 de diciembre de ese año.

Al respecto, Aguirre reiteró que la policía municipal de Acapulco “prácticamente no existe”, ya que se encuentra infiltrada por el narco, y le recordó a Walton Aburto que varios alcaldes, incluido él, firmaron el convenio del mando único policial.

De esta forma, Aguirre respondió a Walton, quien debido a que no fue tomado en cuenta para la designación de Valenzuela, ayer mismo declaró que no hay ningún cambio en la policía porteña, pues él no ha realizado propuesta alguna al cabildo en ese sentido.

Al respecto, Aguirre rechazó que se trate de una “imposición”, como los aliados del edil porteño han calificado la acción del gobierno federal y estatal que, sin la presencia de Walton, designaron la semana pasada como nuevo jefe de la policía porteña a Valenzuela, un agente federal miembro de La Hermandad.

La Hermandad es un grupo conformado por viejos funcionarios y policías del Distrito Federal, que se ha caracterizado desde hace décadas por abusos, extorsiones, secuestros, corrupción y complicidad, indica un reportaje difundido el 2 junio pasado por Proceso, en su edición 1909.

Consultado en esta capital durante una gira de trabajo, el gobernador dijo que el alcalde de Acapulco deberá someter a decisión del cabildo la designación de Valenzuela y soltó:

“Esperaremos los tiempos, que lo haga en el tiempo pertinente, (porque) el único afán del gobierno federal y estatal es coadyuvar en el fortalecimiento de la seguridad de Acapulco”.

Enseguida, Aguirre refirió que en el puerto se vive una grave situación de violencia e inseguridad, al señalar que por un lado se dice que está todo bien, pero constantemente se presentan ejecuciones.

“Obviamente hoy hay que reconocer que la policía municipal de Acapulco prácticamente no existe, está totalmente contaminada en su mayor parte”, acusó el gobernador, quien recordó que los gobiernos estatal y federal han asumido el control de las corporaciones en algunos municipios.

Por ello, anunció que en los próximos días van a “formalizar” el convenio de mando policial único, firmado el 21 de marzo en Acapulco sólo por 33 de los 81 alcaldes de la entidad, en un acto que se desarrolló en medio de reproches por la falta de claridad en el manejo de los recursos en materia de seguridad pública destinados a los municipios.

Comentar este artículo