Mireles, el alzado líder de las autodefensas en Michoacán

José Manuel Mireles, líder de la autodefensa. Foto: Benjamin Flores
José Manuel Mireles, líder de la autodefensa.
Foto: Benjamin Flores

Lo han acusado de actuar en la ilegalidad, de violentar el estado de derecho, de ser un exconvicto. Pero  José Manuel Mireles, uno de los líderes referentes de los grupos de autodefensa de Michoacán, rechaza las imputaciones y dice a Proceso que el movimiento de resistencia surgió por el hartazgo de ser víctimas eternas del crimen organizado ante la inacción o complicidad de las autoridades. A quien llaman “el doctor de la mirada fría” invita a los habitantes de todos los municipios de ese estado a seguir su ejemplo, a “quitarse el miedo”. “No queremos a los criminales, ni siquiera a los que tienen charola, curul, poder gubernamental”, sentencia.

TEPALCATEPEC, Mich. (Proceso).- José Manuel Mireles Valverde, dirigente del grupo local de autodefensa ciudadana, interrumpe momentáneamente la entrevista con este semanario cuando le informan por radio que los Caballeros Templarios están atacando a sus compañeros en un paraje del municipio de Aguililla. Pide una ambulancia para recoger a los heridos, pero el vehículo está descompuesto.

Miembros de la autodefensa llegan a las instalaciones de la empresa ganadera a la entrada de esta población, su centro de operaciones. Al mismo tiempo pasan por ahí dos vehículos con soldados. No se detienen. Las autodefensas suben a sus camionetas y salen a toda velocidad para apoyar a sus compañeros. En el radiorreceptor se escuchan voces desesperadas de auxilio.

Es la noche del miércoles 20 –conmemoración de la Revolución Mexicana– y los integrantes del grupo de autodefensa ciudadana de Tepalcatepec celebran más bien la ayuda que desde cuatro días antes empezaron a dar a los habitantes de Tancítaro, quienes decidieron armarse y hacer frente al crimen organizado.

“El pueblo manda. Sólo el pueblo puede defender al pueblo”, sentencia Mireles y agrega que todos están dispuestos a morir para defender a su familia, sus propiedades y trabajos y liberarse de 12 años de estar bajo el yugo del crimen organizado.

Mireles es uno de los coordinadores del Consejo Ciudadano de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán y se ha convertido en el personaje de referencia dentro del surgimiento de esos grupos en Tierra Caliente, la Meseta Purépecha y la Costa desde el pasado 24 de febrero. Viaja en una camioneta negra cargada de medicamentos y su clave radial es “Cruz Roja”.

Cirujano egresado de la Universidad Michoacana, según publicaciones locales de 1984 a 1986 ocupó algunos cargos en el PRI local. El vocero del gobierno michoacano, Julio Hernández lo acusó, sin presentar pruebas, de haber estado en la cárcel de 1988 a 1992 por cargos de siembra y cosecha de mariguana, acusaciones que el médico rechaza tajante.

Con más de 50 años y 1.90 de estatura Mireles es conocido por los militares como “el doctor de mirada fría”. Fuerte, con bigote tupido y pelo cano algo crecido, no esconde su rencor contra el crimen organizado porque, dice, fue secuestrado, a su padre le quitaron propiedades y a varios de sus familiares los han asesinado.

(Fragmento del reportaje principal que se publica en Proceso 1934, ya en circulación)

Comentar este artículo