Komodo 6, el programa de ajedrez más fuerte del mundo

MÉXICO, D.F. (apro).- En el ajedrez por computadora hay una competencia brutal. Todos los días salen nuevos programas que compiten con los que hasta ayer se consideraban invencibles o los más fuertes.

Por ejemplo, hace un tres o cuatro años Rybka 3 era el líder en fuerza ajedrecística e incluso Kasparov, cuando le mostraron este programa declaró algo así como: “éste sí entiende ajedrez”.

Sin embargo, el gusto no le duró mucho, pues salió un nuevo programa, Houdini, del belga Robert Houdard, el cual en el 2010 se convirtió en el programa más fuerte de todos, desbancando a Rybka, de Vasik Rajlich.

Pero no han pasado ni tres años que llega Komodo 6, un programa que junto a StockFish (cuya máxima virtud es que es gratuito y de código abierto), se están peleando la supremacía de ser hoy día el motor de ajedrez más fuerte del  mundo. Sin duda el asunto es importante no sólo para los ajedrecistas, sino para todos aquellos involucrados con los problemas del aprendizaje, del conocimiento y desde luego, de la Inteligencia Artificial.

La historia de Komodo es interesante. Don Dailey junto con Larry Kaufman son los autores de este “engine”, el cual es probablemente consecuencia de unos 25 años de estar en este asunto del ajedrez computarizado, empezando por RexChess, el primer programa que escribiera Don. Cabe decir que Dailey murió apenas hace un par de días de leucemia, y que quizás no llegó a enterarse que su programa Komodo había llegado a la final del campeonato mundial de computadoras de ajedrez, que de juega en estos días.

La vida de Don, nos dice Kaufman es sorprendente. Creció en relativa pobreza en Michigan y nunca se graduó ni de la secundaria (aunque ya de adulto hizo un examen general para obtener dicho título). Era autodidacta y aprendió por él mismo a programar computadoras.

Curiosamente, a pesar de su falta de educación formal, fue el jefe del Departamento de Cómputo del MIT a mediados de los años noventa del siglo pasado. Ahí Kaufman conoció a Dailey y curiosamente, otro estudiante de posgrado, Vasik Rajlich, estaba también en el MIT en ese entonces. Rajlich trabajaba con Kaufman en Rybka 3 en ese entonces.

Dailey a finales de los ochenta había ya escrito su primer programa de ajedrez, aunque no era éste muy fuerte. Sam Sloan era su consejero en ajedrez, pero lo fue por poco tiempo pues éste último tuvo problemas con la justicia norteamericana.

Entonces Kaufman se convirtió en su consejero de ajedrez. Dailey y Kaufman se fueron a Florida, en donde desarrollaron Rexchess, Socrates y (con Julio Kaplan), Kasparov Gambit (un programa que jugaba unos 2200 puntos Elo en una PC). Entonces Don consiguió el trabajo en el MIT y se cambió a Boston. En ese entonces se casó con Mary y a la postre regresó a su pueblo natal Roanoke, en donde Don trabajó en muchos proyectos de programación en negocios, ajenos al ajedrez.

Poco tiempo después, Kaufman y Don se reunieron y el segundo le comentó su interés en regresar al ajedrez por computadora. Y aunque Kaufman trabajaba en ese entonces en Rybka 3 con Vasik, este último no tuvo inconveniente de que Kaufman se involucrara en otro programa de ajedrez sin saber, curiosamente, que sería un fuerte contendiente en este campeonato de máquinas.

Don era un hábil programador y Kaufman decidió subsidiarlo para que así se dedicara de tiempo completo a Komodo. Fue entonces cuando Don se enteró que padecía leucemia. De hecho, Kaufman dice que Dailey no pudo realmente vivir de sus esfuerzos de programador de ajedrez hasta apenas un par de meses antes de su muerte. Sin embargo, las posesiones materiales no parecían interesarle demasiado. Probablemente podría haber hecho más dinero en cualquier otra rama de la programación, pero su pasión era el ajedrez computarizado.

Al menos, dice su colega Larry Kaufman, Don vivió para ver como Komodo vencía al fortísimo Houdini y se preparaba para enfrentar a Stockfish, para saber quién es el rey en los programas de ajedrez hoy día.

Komodo 6 es una versión comercial pero se puede obtener la versión gratuita (Komodo 4), la cual juega muy bien y que el 99% de los jugadores no podrán vencerle.

Comentar este artículo