México sí avanza, pero en corrupción

Una protesta contra la corrupción en la Estela de Luz. Foto: Germán Canseco
Una protesta contra la corrupción en la Estela de Luz.
Foto: Germán Canseco

MÉXICO, D.F. (apro).- México se encuentra estancado en educación –ocupa el último lugar en materia de educación entre los países miembros de la OCDE–, pero este año sí avanzó en algo: en corrupción.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2013, dado a conocer hoy por Transparencia Internacional (TI), México obtuvo 34 de 100 puntos posibles, lo que lo colocó en la posición 106 de la lista de 177 países medidos.

Con esa puntuación México pasó del lugar 105, que ocupó el año pasado, al 106 este año, y quedó por debajo de países como Cuba, India, Panamá y Bolivia.

Dinamarca, en cambio, ocupa el primer lugar entre los países más transparentes y le siguen Nueva Zelanda, Finlandia, Suiza y Noruega.

En el continente americano, Canadá es el país con menor índice de corrupción y a escala mundial ocupa el noveno lugar.

El país de América Latina mejor ubicado es Uruguay, que ocupa la posición 19 de 177 y le sigue Chile, en el lugar 22.

Brasil y Sudáfrica se encuentra 34 posiciones por arriba de México, China 26 y la India 12.

“La corrupción es un problema universal, afectando todos los países en temas que van desde los permisos y licencias hasta los grandes contratos públicos y el financiamiento de campañas”, explicó la presidenta de Transparencia Internacional, Huguette Labelle.

Entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México también se ubica en la última posición de la tabla por debajo de países como Italia y Grecia.

Para superar esta situación, de acuerdo con Transparencia Mexicana, el país debe consolidar un “auténtico Sistema Nacional de Integridad”, que incluye la reforma constitucional en materia de acceso a la información pública  y fortalecer los órganos de fiscalización y control, así como un nuevo régimen de responsabilidades para los servidores públicos y mecanismos efectivos de rendición de cuentas.

Además, identificó “buenas prácticas y experiencias exitosas de control de la corrupción” en los sectores público, privado y social que puedan generalizarse y replicarse en todo el país.

El organismo recomendó avanzar en la implementación de la Reforma de Justicia Penal, a fin de reducir los espacios para la impunidad y transformar la relación entre gobierno y sociedad mediante políticas de gobierno y parlamento abierto.

Los 15 países mejor calificados: Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Noruega, Singapur, Suiza, Países Bajos, Australia, Canadá, Luxemburgo, Alemania, Islandia, Reino Unido y Barbados.

Comentar este artículo