El último intento: PRD toma tribuna y reproduce discurso de Lázaro Cárdenas

Perredistas toman la tribuna en el Senado. Foto: Octavio Gómez
Perredistas toman la tribuna en el Senado.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Al filo de las 23 horas, tras una larga lista de dos decenas de oradores a favor y en contra, la bancada del PRD tomó la tribuna del Senado, con la reproducción del discurso de la expropiación petrolera del general Lázaro Cárdenas, en 1938, y un gran cartel con la frase: “Quien empieza comprando la presidencia, termina vendiendo la patria”.

Impasible, el senador Manuel Camacho, expriista, exregente y ahora perredista, colocó su iPad en la tribuna y reprodujo todo el discurso cardenista. El presidente de la Mesa Directiva, el priista Raúl Cervantes Andrade, llamaba al “orador” a terminar su discurso, pero era la grabación del general más venerado por los antiguos priistas.

Fue el último intento de la bancada opositora ante la inminencia de la votación a favor, en lo general, del dictamen de reforma a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales más 22 artículos transitorios. Todavía en la tarde, al iniciar la sesión, se denunció el cambio de última hora del dictamen y los priistas y panistas siguieron con la sesión.

Dos legisladores del PAN, Javier Corral y Ernesto Ruffo, arrancaron los aplausos de las bancadas de la izquierda cuando subieron a argumentar su voto en contra de la reforma negociada por su propio partido con el PRI y el Partido Verde.

“No hay en los documentos del PAN, del PRI y de ningún candidato nada que justifique el regreso de las trasnacionales a las trasnacionales”, afirmó Corral Jurado, quien llamó a los legisladores a la prudencia.

Por su parte, Ruffo Appel, el primer gobernador panista, en un discurso breve afirmó que su voto en contra era “en rebeldía, en reclamo porque quiero que funcione el Legislativo”.

“Tengo más de 30 años buscando el cambio y éste  no llega”, se lamentó el panista bajacaliforniano, quien acusó a la “partidocracia” de haber secuestrado el Congreso.

Comentar este artículo