Los criminales de la clase política permanecen impunes: Marcos

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., (proceso.com.mx).- A dos días de que se cumplan 20 años del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el subcomandante Marcos reiteró la lucha por la rebeldía, hizo un homenaje a los zapatistas muertos en combate y lanzó un crítica a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, así como al actual, Enrique Peña Nieto, tildándolos de “criminales de la clase política mexicana”.

Mientras las comunidades zapatistas se preparan en sus regiones para celebrar el vigésimo aniversario de su lucha, el subcomandante Marcos emitió ayer un comunicado con su característico estilo sarcástico y literario en el cual responde a las críticas de los medios de que en 20 años el zapatismo no ha mejorado las condiciones de los pueblos indios de Chiapas.

“Si las condiciones de las comunidades indígenas zapatistas están igual que hace 20 años y nada se ha avanzado en su nivel de vida, ¿Por qué el EZLN –como lo hizo en 1994 con la prensa de paga- se ‘abre’ con la escuelita para que la gente de abajo vea y conozca directamente, SIN INTERMEDIARIOS, lo que hay acá?”, inquiere el vocero del EZLN.
Según Marcos, son los empresarios de los medios de quienes no han hecho algo por sus trabajadores y reporteros, aliándose con el gobierno sin importarles tampoco su nula en la credibilidad de los lectores.

“Ustedes preguntan ‘¿Qué ha hecho el EZLN por las comunidades indígenas?’ Y nosotros estamos respondiendo con el testimonio directo de decenas de miles de nuestros compañeros y compañeras. Ahora ustedes, los dueños y accionistas, directores y jefes, respondan: ¿Qué han hecho ustedes, en estos 20 años, por los trabajadores de los medios, uno de los sectores más golpeados por el crimen prohijado y alentado por el régimen a quien tanto adoran? ¿Qué han hecho por los periodistas, las periodistas amenazadas, secuestradas y asesinadas? ¿Y por su familiares? ¿Qué han hecho para mejorar las condiciones de vida de sus trabajadores? ¿Les han aumentado el salario para que tengan una vida digna y no tengan que vender su palabra o su silencio frente a la realidad? ¿Han creado las condiciones para que se retiren, después de años de laborar para ustedes, dignamente? ¿Les han dado seguridad en el empleo? Quiero decir, ¿el empleo de un reportero o reportera ya no depende del humor del jefe de redacción o de los ‘favores’, sexuales o de otro tipo, que se les demandan a todos los géneros?

“¿Qué han hecho para que el ser trabajador de los medios sea un orgullo que no cueste la pérdida de la libertad o la vida al ser honesto? ¿Pueden decir que su trabajo es más respetado por gobernantes y gobernados que hace 20 años? ¿Qué han hecho contra la censura impuesta o tolerada? ¿Pueden decir que sus lectores-escuchas-televidentes están mejor informados que hace 20 años? ¿Pueden decir que tienen más credibilidad que hace 20 años? ¿Pueden decir que sobreviven gracias a sus lectores-escuchas-videntes y no por la publicidad, mayoritariamente gubernamental?”

Marcos ironiza con las historias que se podrían escribir de las biografías de los presidentes en los últimos 20 años:

“Carlos Salinas de Gortari será ‘el visionario que entendió que vender a una Nación era, además de un negocio familiar (claro, entendiendo como familia a la sanguínea y a la política), un acto de patriotismo moderno’, y no el líder de una banda de traidores (no se hagan, ahí andan en la oposición ‘madura y responsable’ vari@s de quienes apoyaron la reforma al artículo 27 constitucional, el parteaguas de la claudicación del Estado Nacional en México).
“Ernesto Zedillo Ponce de León no será el ‘hombre de Estado’ que llevó a toda una Nación de una crisis a otra peor (además de ser uno de los autores intelectuales, junto con Emilio Chuayffet y Mario Renán Castillo, de la masacre de Acteal), sino que llevó ‘las riendas del país’ con un singular sentido del humor… para terminar siendo lo que siempre fue: un empleado de segunda en una multinacional.

“Vicente Fox será la muestra de que el puesto de presidente de una república y de una filial refresquera es intercambiable… y que ambos puestos pueden ser ocupados por inútiles.

“Felipe Calderón Hinojosa será un ‘presidente valiente’ (para que otros murieran) y no un psicópata que se robó el arma (la presidencia) para sus juegos de guerra… y que terminó siendo lo que siempre fue: un empleado de segunda en una multinacional.

“Enrique Peña Nieto será un presidente culto e inteligente (‘bueno, es ignorante y tonto pero hábil’, es el nuevo perfil que se le construye en los corrillos de analistas políticos), y no un analfabeto funcional (ni modo, como dice el proverbio popular: ‘lo que natura no da, Monex no lo compra’)…?”

Continua Marcos: “Los criminales de la clase política mexicana que han mal gobernado estas tierras seguirán siendo, para quienes padecieron sus desmanes, criminales impunes. No importa cuántas líneas se paguen en los medios ídem; ni cuánto se gaste en espectaculares en las calles, en la prensa escrita, en radio y televisión. De los Díaz (Porfirio y Gustavo) a los Calderón y Peña, de los Castellanos y Sabines a los Albores y Velasco, sólo media el balconeo (vía redes sociales, porque en los medios de paga siguen siendo ‘personas responsables y maduras’) de la ridícula frivolidad de los ‘juniors’.

“Pero el mundo es redondo y en el continuo sube y baja de la política de arriba, se puede pasar, en poco tiempo, de la portada del ‘Hola’, al ‘SE BUSCA: CRIMINAL PELIGROSO’; de la francachela del diciembre del TLC, a la cruda del alzamiento zapatista; del ‘hombre del año’, a la ‘huelga de hambre’ con agua embotellada de marca ‘chic’ (ni modo mi buen, hasta para las protestas hay clases sociales); del aplauso por los chistes malos, al filicidio putativo por concretarse; del nepotismo y la corrupción adornados con ocurrencias, a la investigación por ligas con el narcotráfico; de los trajes militares talla extra grande, al exilio temeroso y manchado de sangre; de la francachela del diciembre entreguista a…”

Finalmente hace el homenaje a los zapatistas que murieron en las batallas de enero del 94.

“….a los que se calzaron las botas sin futuro, a los que se cubrieron el rostro y el nombre, a los que, sin esperar nada a cambio, en la larga noche murieron para que otros, todos, todas, en una mañana por venir aún, puedan ver el día como hay que hacerlo, es decir, de frente, de pie y con la mirada y el corazón erguidos. Para ellos ni biografías ni museos. Para ellos nuestra memoria y rebeldía. Para ellos nuestro grito:¡libertad! ¡Libertad! ¡LIBERTAD! Vale. Salud y que nuestros pasos sean tan grandes como nuestros muertos”.

Comentar este artículo