Mexicano condenado a muerte en EU pide ver a sus hermanos

Edgar Tamayo Arias, mexicano condenado en EU. Foto: Especial
Edgar Tamayo Arias, mexicano condenado en EU.
Foto: Especial

MÉXICO, D.F. (apro).- Édgar Tamayo Arias, un mexicano condenado a muerte en Texas, pide encontrarse con sus hermanos que viven en el estado de Morelos, a quienes hace años que no ve debido a que éstos carecen del visado con el que puedan ingresar a Estados Unidos.

“Mi familia y yo necesitamos urgentemente ayuda para traer a Texas a mis hermanos antes del 22 de enero, porque es el día en que planean ejecutarme. No pedimos otra cosa que nos ayuden a que consigan visas para que puedan cruzar. Ellos verán después cómo llegar”, expone Tamayo en una misiva entregada a EFE.

También explica que su único deseo es ver a sus hermanos, a los que no ha visto desde entonces debido a que las autoridades estadunidenses nunca les concedieron documentos migratorios para ingresar al país.

En su carta a Patricia Giovine, autora del libro El protocolo de la muerte; mexicanos en la antesala de su ejecución, así como colaboradora de EFE, Tamayo menciona que el único contacto que ha tenido con su familia son las visitas que sus padres han realizado a través de los años.

“Mi padre está haciendo todo lo posible por conseguirles visas de turistas o sabrá Dios de cuáles, y está de un lado a otro buscando cómo traerlos a que me vean antes de que me ejecuten, pero no ha podido y si siguen así las cosas y me ejecutan, no los voy a ver por última vez”, dice Tamayo.

De 50 años, Tamayo, cuya ejecución está prevista para el miércoles 22 de enero, fue condenado a muerte en 1994 por el asesinato de un agente de policía en Houston.

Según el Departamento de Justicia Penal, Édgar Tamayo fue detenido después de que un sujeto que se encontraba con él asaltara a un hombre en el exterior de una cantina.

Cuando el mexicano era trasladado a la cárcel del condado de Harris mató de un disparo en la cabeza a un oficial desde el asiento posterior de la patrulla en la que se encontraba esposado.

En la carta, el reo asegura haber escuchado en la radio una entrevista a Enrique Peña Nieto, por entonces candidato a la Presidencia de México, en la que se comprometió a cuidar de los intereses de los mexicanos que viven fuera de su país.

“Bueno, yo soy uno de ellos y necesito que me cumpla esa promesa y me ayude”, clama Tamayo.

El gobierno de México ha enviado cartas al gobernador Rick Perry y a la Junta de Perdones de Texas para pedir que se aplace o se conmute la ejecución de Tamayo.

Actualmente su caso se encuentra bajo consideración de la Junta de Perdones de Texas, a la cual los abogados presentaron una petición de suspensión temporal de la ejecución basada en que el prisionero padece de retraso mental y daño cerebral.

También recuerdan la necesidad de dar cumplimiento al fallo de la Corte Internacional de Justicia que ordenó a Estados Unidos la revisión de los casos de los mexicanos en pena de muerte.

Los abogados esperan que la ejecución sea aplazada 150 días para que una Corte revise el caso o la recomendación de conmutación de la pena de muerte a cadena perpetua con base en el fallo de 2002 de la Corte Suprema, que ordenó que ninguna persona sea ejecutada si sufre un retraso mental que le haga incapaz de entender su proceso.

El también mexicano condenado a muerte César Fierro confirmó en otra carta que Tamayo fue trasladado a celdas destinadas a aquellos reos para quienes ha comenzado ya la cuenta regresiva.

Texas tiene previsto ejecutar a siete presos en 2014, entre los cuales están el hondureño Edgardo Cubas, el 16 de enero, y la de Édgar Tamayo.

Comentar este artículo