Caso Tamayo: acusa Graco al gobernador de Texas de racista y autoritario

Edgar Tamayo, sentenciado a pena de muerte de EU. Foto: AP
Edgar Tamayo, sentenciado a pena de muerte de EU.
Foto: AP

CUERNAVACA, Mor. (apro).- El mandatario estatal Graco Ramírez acusó al gobierno de Texas de “racista, autoritario y esclavista” por negarse a revisar el caso de Édgar Tamayo, un morelense condenado a la inyección letal a pesar de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó la revisión del expediente al igual que 51 casos más de mexicanos en esa misma situación.

En rueda de prensa, Ramírez aseguró que la negativa del gobierno de Rick Perry ilustra el trato injusto que reciben los mexicanos en Estados Unidos.

También lamentó que el gobierno mexicano no haya logrado que Texas cumpla con los tratados internacionales para detener la sentencia a muerte de Édgar Tamayo, programada para el miércoles 22.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), recordó el gobernador, ha pedido respetar la Convención de Viena en el caso Avena, donde a 52 mexicanos, entre ellos el morelense, se les violaron sus procesos penales al no haber sido notificados de los derechos a la protección consular.

Ante esta situación, Graco Ramírez dijo que es el momento para que el presidente Enrique Peña Nieto, en la próxima reunión que sostendrá con su similar estadunidense Barack Obama y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, el 19 de febrero, proponga una renegociación en el Tratado de Libre Comercio (TLC), donde se incluyan los capítulos de protección a los derechos humanos de los migrantes y, de manera particular, el respeto a sus derechos laborales.

Se trata, acotó, de que ocurra lo mismo que con la Unión Europea, en que todo tratado incluye siempre el tema de democracia y derechos humanos.

En su opinión, si hay libre tránsito de comercio e inversiones, también debe haber reconocimiento a los derechos laborales.

Sobre el caso de Édgar Tamayo, el gobernador informó que los padres y tres hermanos del morelense ya viajaron a la Unión Americana para visitarlo en la penitenciaría de Polunsky, en Livingston, Texas.

Comentar este artículo