Pretenden cazar a ‘El Chapo’ por sus ‘debilidades’

Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa. Foto: Borderland Beat
Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa.
Foto: Borderland Beat

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El gobierno federal ha hecho de todo para recapturar a Joaquín El Chapo Guzmán: desde rastrear a su familia, socios, amigos y los mandos que lo protegen hasta una elaborada biografía de sus parientes y colaboradores más cercanos.

A 13 años de su fuga del penal de Puente Grande, las autoridades federales pretenden recapturar al capo a través de estrategias como la elaboración de un reporte de su círculo más íntimo, a mediados del 2013, el cual fue actualizado en octubre pasado.

El documento, al que tuvo acceso el diario Reforma, contiene datos biográficos de 22 familiares del capo, 21 colaboradores y 27 personajes que le dan protección institucional a El Chapo.

Además imágenes inéditas de dichas personas, entre ellas de siete parejas sentimentales de Guzmán Loera y sus respectivos hijos.

Según el gobierno federal, el narcotraficante tiene tres talones de Aquiles: las mujeres, su gusto por la comodidad y el maltrato a sus operadores.

Y con base en esos tres aspectos es que las autoridades han intentado cazar a El Chapo, lo cual no ha sido suficiente hasta ahora para recapturarlo.

Y es que la inteligencia federal posee además bancos de voces, bases de datos con información de tiendas departamentales y empresas de televisión e internet satelital, además de haber comisionado a un grupo aeromóvil de la Fuerza de Tarea Sierra Madre, con el fin de rastrear al líder del Cártel de Sinaloa en el denominado “Triángulo Dorado”.

A pesar de todos los esfuerzos, Guzmán Loera parece contar con la suficiente contrainteligencia para burlar estas estrategias y los operativos de las fuerzas federales para detenerlo.

El informe oficial detalla que en los últimos 10 años El Chapo ha permanecido oculto en zonas de difícil acceso del “Triángulo Dorado”, en seis puntos de Sinaloa y 12 de Durango.

Las localidades donde ha sido buscado son Toahayana, Santa Rita de Abajo, El Aguajito, Tameapa, Rancho El Roble y La Tuna, en Sinaloa; y en El Durazno, El Plátano, Mesa de San Juan y Tamazula, en Durango.

Guzmán Loera sólo ha sido detectado en dos zonas urbanas: Culiacán, Sinaloa y Los Cabos, en Baja California Sur, de donde por cierto logró escapar.

El documento detalla que una debilidad de El Chapo es que a pesar de ocultarse en sitios remotos, lleva consigo todas las comodidades, como servicios de telefonía digital, tecnología y hasta acondiciona cabañas de lujo.

Destaca que otra de sus debilidades, las mujeres, ha estado a punto de costarle su libertad. La última vez que estuvo a punto de ser recapturado fue el 21 de febrero de 2012 en el fraccionamiento Punta Ballena de Los Cabos.

En esa ocasión la Policía Federal detuvo a su piloto Ángel López Urías, su ayudante Mario Hinojosa Villegas, su cocinera María Luisa Macías Amarilla y Agustina Cabanillas, quien era amante de El Chapo.

El líder del Cártel de Sinaloa logró escapar por cuestión de minutos, ello a pesar de que agencias estadunidenses proporcionaron a la PF su paradero.

Pero además, agentes encubiertos han vigilado los pasos de Emma Coronel Aispuro, la actual esposa del narcotraficante; de Alejandrina Guzmán Salazar, la hija que tuvo con María Alejandrina Salazar Hernández, y de Frida Muñoz Román, viuda de Édgar Guzmán López, el hijo de El Chapo asesinado en 2008.

Los errores de sus operadores son el tercer camino que siguen las fuerzas federales para dar con Guzmán.

El documento oficial expone que aunque el narcotraficante gusta de ayudar a la gente regalando dinero, “los trabajadores o sembradores reciben maltrato de los mandos medios”.

Pero tampoco los malos tratos de sus subordinados han alcanzado para que uno de sus empleados lo delate y entregue a las autoridades.

La información oficial detalla que otro talón de Aquiles de Guzmán es que padece diabetes y una cardiopatía que lo obliga a recibir atención médica.

Estas enfermedades, según el reporte, son parte de las debilidades más notables de Guzmán Loera, además de sus malos hábitos y su gusto por las fiestas.

En diciembre, según una versión de la DEA, supuestamente el capo ingresó a un hospital de Jalisco tras sufrir un paro cardiaco.

Comentar este artículo