Niega presidente del TSJDF irregularidades en el caso Yakiri Rubio

Familiares y amigos de Yakiri exigen su liberación. Foto: Octavio Gómez
Familiares y amigos de Yakiri exigen su liberación.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).- Édgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), rechazó que haya alguna violación al debido proceso en el caso de Yakiri Rubí Rubio Aupart, quien está presa acusada de homicidio doloso contra el hombre que presuntamente la violó.

Entrevistado al término de su participación en un foro organizado por el Instituto de Acceso a la Información Pública del DF (InfoDF), negó los señalamientos que ha hecho la defensa de la joven, la CDHDF, que preside Perla Gómez, y la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (CMDH), en el sentido de que hay diversas irregularidades en el proceso.

El magistrado recordó que actualmente se atiende una apelación que la defensa de la joven de 20 años interpuso contra el auto de formal prisión que recibió el 17 de diciembre pasado.

Y ante protestas de los familiares de Yakiri Rubí, pidió dejar trabajar a la juez que lleva el caso, Celia Marín Sasaki, de la Quinta Sala Penal de Justicia.

“Dejemos caminar el proceso; lo único que les pido es que dejen que la juez haga su trabajo y que tampoco se emitan opiniones previas”, pidió.

Además, dijo que los jueces harán lo propio y que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) “también debe hacerlo en este sentido, al igual que la defensa de la inculpada”.

Sobre las acusaciones de los familiares, aseguró que “lo que no se puede, no se vale, y no se debe, es prejuzgar un asunto sin darle a las partes de este proceso la oportunidad de acusar y de defenderse; lo que es un hecho es que el debido proceso y los derechos humanos se están respetando”.

El caso de Yakiri comenzó el 9 de diciembre cuando denunció que dos sujetos la subieron a la fuerza a una motoneta y la llevaron al hotel Alcázar, en la colonia Doctores, donde la violaron. Ella dijo que en su defensa hirió al agresor. Luego, el hermano de éste la acusó en el Ministerio Público de haber matado a su consanguíneo. Entonces ella pasó de víctima a victimaria.

Sin seguir el proceso de la denuncia por violación, la joven recibió el auto de formal prisión por homicidio doloso y fue enviada al penal de Santa Martha. Posteriormente fue llevaba al de Tepepan por razones de seguridad.

Su defensa apeló la sentencia y ayer se realizó una audiencia en la Quinta Sala Penal de Justicia, bajo la conducción de la jueza Celia Marín Sasaki.

Comentar este artículo